html> Resistencia Civil: noviembre 2005

La botácora oficial de Resistencia Civil se encuentra ahora en rcivil.blogsome.com. Por favor, visítanos en esa dirección.

miércoles, noviembre 30, 2005

Crimen sin castigo: Inhumana complicidad genocida



La conquista del poder cultural es previa a la del poder político
y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados orgánicos infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios.
Antonio Gramsci


Con una risa cómplice y displicente reaccionará siempre el “progresista” promedio ante la evidencia del espantoso genocidio socialista. Risa que nos habla de la eficiencia de quienes le “entrenaron” para hacer de la inhumanidad su segunda naturaleza. Lograron grabarle desde la admiración ilimitada por los peores criminales. Hasta la inconfesable negación automática y absoluta de la humanidad de sus victimas.

Moralmente es peor criminal el que automáticamente muestra esa displicente risa falsamente incrédula, que el que materialmente ordenó o cometió los crímenes. Cada criminal que exterminó a millones. Pese al enorme sufrimiento previo que planeo y ejecutó. Terminó con la vida de cada victima una sola vez. Y los serviles ejecutores no fueron peores criminales que cada líder supremo.


Pero los lejanos y tranquilos admiradores, justificadores y apologistas del genocidio matan a cada victima mil veces. Son los más despréciales e inhumanos criminales. Lo único más bajo en la animalidad intencional del ser humano... Son los entrenadores “intelectuales” de tales bestias.

Reptiles al fin. Los repugnantes “entrenadores intelectuales” de las bestias promedio son rápidos, ponzoñosos y predecibles. La reacción histérica de la izquierda “intelectual” ante libros como “El libro negro del comunismo” coordinado por Stéphane Courtois. Es idéntica de la que en su momento tuvo la desgarradora denuncia de Alexander Solzhenitsyn en “El Archipiélago Gulag”. Igual ante el extraordinario libro “Mao: la historia desconocida” de Jung Chang y Jon Halliday. Y sería risible ver siempre idénticas respuestas. De no ser inhumanamente trágico el barbaro objetivo de las mismas. Lo escaso de tal literatura es un signo claro de la eficiencia de tal barbarie.

Una descripción aterradora de la continuada, consciente e inhumana complicidad de los “intelectuales” de la izquierda occidental con los genocidios socialistas es el tema del libro “Koba el Temible: La risa y los veinte millones” del escritor inglés Martin Amis. Explica Amis detalladamente como se ha usado para ocultar, justificar, minimizar y distraer la atención del genocidio socialista. Hasta donde sea posible. El gigantesco aparato de propaganda socialista en que se ha transformado la mayor parte de la “industria cultural” de occidente. Del entretenimiento a la académia, pasando por las “noticias”.

La idea de justificar, minimizar, negar u ocultar los crímenes surgió al tiempo que lo que pudiéramos llamar “la izquierda intectual” contemporanea. Para la segunda mitad del siglo XIX tal negación la definió. Y así ha seguido hasta la fecha. Como idea fue expresada inicialmente por la escritora francesa que se hacia llamar George Sand. Y lo que inicialmente se pretendió justificar. A como diera lugar. Fueron los crímenes de la entonces trágicamente reciente revolución francesa.

Desde Sand la cosa se ha perfeccionado: Los crímenes de “la revolución” son tratados con una combinación de las siguientes técnicas:

Ocultar. Los izquierditas afirman que es mentira lo que saben sin duda alguna que es verdad.

Justificar. Afirman los izquierdistas que las “buenas intenciones” de los revolucionarios son más que suficiente disculpa para sus genocidios. Culpar a las victimas es la otra mitad de su negocio.

Minimizar. Los izquierdistas afirman que los crímenes de sus ídolos fueron mucho menos (menos planeados, menos crueles, pero muy especialmente menos masivos) de lo que saben, sin lugar a dudas, que fue en realidad. Y paralelamente afirman que “si existieron” fueron “desviaciones” de la revolución.

Distraer. Se concentran los izquierdistas crímenes tan terribles, como los de sus idolos, pero de alguna fuerza que califican de contraria. Si es necesario negando que fuera simplemente otra versión más de su misma ideología. Le dan la máxima propaganda posible. Y agotados los genocidas “enemigos”. Equiparan insidiosamente todo lo –real o inventado por ellos mismos- minoritario en otros “enemigos” con lo que fue, es y será, “masivo” en sus ídolos.

Las imágenes del genocidio nazi aparecen hasta en los libros de escuela. Cosa buena. Pero las imágenes de los genocidios socialistas soviético y chino... Son prácticamente clandestinas. Apenas tienen mínima difusión las del genocidio camboyano. Cosa mala y no es casual. La izquierda “concederá” fácilmente lo de las “desviaciones” para ocultar la verdad sobre la naturaleza y el número de las victimas. Los genéricos “contrarrevolucionarios” y los propios “revolucionarios” victimas de la “desviación totalitaria” le son útiles. Que alguien escriba sobre como Stalin asesinó algunos bolcheviques no perturba el sueño de los “intelectuales orgánicos infiltrados”.

Lo que pone histérico hasta el paroxismo a todo “intelectual orgánico infiltrado” es que se demuestre. Ante el público. Que los crímenes socialistas y revolucionarios fueron masivos. Que fueron cientos de millones las victimas inocentes. Lo que realmente les angustia es que llegue a ser del conocimiento general, que la casi totalidad de las victimas, poco tenían de revolucionarios o de contra-revolucionarios. Que fueron personas comunes y corrientes, sin crimen alguno, más que los que se les inventaron. Y que su martirio y asesinato fue planeado y ejecutado para imponer un terror absoluto que inmovilizara a los sobrevivientes. Les aterra que todas las revoluciones socialistas terminaran con exactamente las mismas “desviaciones” y en creciente genocida magnitud. Porque lo que desesperadamente ocultan, al costo y por los medios que sea, es que el genocidio de cientos de millones de inocentes, no es una “desviación”. Que el terror es “la naturaleza misma” de la revolución socialista.

Incapacez de practicar por ellos mismos lo que se necesita para “hacer la revolución”. El ñangaraje genérico se conforma con ser cómplice y apologista de sus ídolos criminales. Pueden incluso llegar al poder los izquierdistas “orgánicos infiltrados”. Pero en lugar de genocidio y terror, suelen darnos empobrecimiento y demagógia. Preparan paciente y tranquilamente el terreno con un socialismo a medias. Para que en algún momento sean otros los que den el paso al socialismo completo. Al del real y masivo terror paralizante. Y también sirven de “retaguardia segura” para recomponer el tinglado... Tras las derrotas del socialismo real.

El marxismo leninismo cayó en la mayor parte de los países que llegó gobernar. Pero ya había logrado controlar la casi totalidad de la “industria cultural” de occidente. Los berlineses derribaran un muro de acero y concreto. Nadie derribó el muro de mentiras y complicidades que erigieron pacientemente los “intelectuales orgánicos infiltrados” desde la segunda década del siglo pasado. La supervivencia cultural de la mitología socialista fue la gran victoria de Antonio Gramsci.

El conjunto de individuos que se autodenominan “izquierda”. Los que en su momento Lenin calificó de “enfermedad infantil del comunismo”. Han resultado ser efectivamente una “enfermedad infantil”. Pero no del comunismo... Son la enfermedad infantil de la civilización occidental.

Occidente, como civilización, está aún en su infancia. Apenas dejo los pañales tras las revoluciones Inglesa, Norteamericana y Francesa. Aún no llega siquiera a la adolescencia. Y los ñangaras del mundo. Que surgieron precisamente tras la revolución Francesa. Son en efecto enfermedades infantiles. Pero pueden debilitar la civilización occidental abriendo camino a la enfermedad mortal del totalitarismo. ¿Me explico?


Lea más

martes, noviembre 29, 2005

¿"Neutral" SUMATE? o el día en que Robert Alonso se fumó el colchón...




Observo que por la internet se mueve un personaje de nombre Robert Alonso, quien aparte de ser hermano de la actriz María Conchita también se distingue por ser propietario de la finca donde el año pasado capturaron unos supuestos paramilitares colombianos y era uno de los que afirmaba que el gobierno caía después de una semana de guarimbas.



Resulta ser que este Roberto al que le comieron la última “o” de su castizo nombre en su nativa Cuba, se queja desde Miami por la supuesta neutralidad que según dice estaría carcomiendo a SUMATE.

El caso no valdría un comentario de no ser porque la internet que tantos beneficios le ha traído a la humanidad también atolondra a muchos venezolanos que asumen el primer correo que les llega a su bandeja como si se tratara de un nuevo Evangelio electrónico lleno de verdades eternas lo cual casi nunca es cierto.


Como ustedes saben he sido crítico de SUMATE cuando he creído que debía serlo pero la verdad es que las observaciones del señor Alonso aparte de disparatadas me han dejado pensando muchas cosas.



La primera reflexión es que a mi modesto juicio este señor Robert Alonso, dueño de florida pluma, está embolatado de tanto navegar por internet y ve gigantes donde solo hay molinos de viento aunque no tenga nada de Quijote.



A lo mejor en la peladera del exiliado el pobre tuvo que fumarse el colchón para sobrevivir pero de todas maneras debo señalar que Robert Alonso está equivocado.


¿SUMATE neutral?


¡Desde cuando y a cuenta de qué se puede considerar como "neutral" a SUMATE que evidentemente es una organización opositora y hasta recibe dólares del gobierno de George Bush!

Es sabido que el mayor problema de la asociación civil que dirige María Corina Machado es precisamente que SUMATE quiere pasar por una organización neutral sin serlo y que por eso las grandes ONG´s internacionales que si son "neutrales" como la Cruz Roja Internacional no toman en serio a SUMATE.

En Venezuela la polarización entre patotas que pretenden controlar al Estado como se sabe es avivada desde los medios radioeléctricos y eso imposibilita que una organización cuyos voceros a menudo son invitados a los programas políticos pueda ser “neutral” como equivocadamente piensa que es SUMATE el señor Robert Alonso.

SUMATE no es "neutral" porque a veces y aún careciendo de ideología clara o programa político, SUMATE parece un meta partido, como hay muchos en el país, y Venezuela si necesita verdaderas instituciones de la sociedad civil que por definición deben ser neutrales en cuanto a la pugna política para que la gente sin ningún distingo pueda confiar en ellas.

No es este el caso de SUMATE por más que se desgañite alertando lo contrario desde Miami el señor Robert Alonso que está tan alejado de la realidad como pueden estar quienes creen que la tierra es plana.

Para neutrales las Hermanitas de los Pobres.




Lea más

domingo, noviembre 27, 2005

Socialismo misionero ... La cuarta república a la quinta potencia


Totalitarismo es la nueva palabra que hemos adoptado para describir las inesperadas pero inseparables manifestaciones de lo que en teoría llamamos socialismo.

Friedrich A. Hayek


Venezuela se vive hoy el establecimiento de un sistema de gobierno que es combinación de la radicalización del socialismo adeco originario, con la tradición caudillista del siglo antepasado. Los adecos originalmente fueron marxistas partidarios de la herejía aprista. Se “moderaron” por la fuerza de lo que llaman ellos “condiciones objetivas” y procedieron a cambiar lentamente tales condiciones (con ayuda de sus co-gobernantes socialistas cristianos) hasta eliminar todo resquicio de una incipiente institucionalidad republicana, transformando todo derecho individual en graciosa concesión del mandamás, esclavizando el mercado libre bajo la arbitraria y empobrecedora regulación de una incapaz y corrupta burocracia parasitaria, y sometiendo el gobierno multipropósito al libre mercado de la autoridad prostituída por un colectivismo tan irracional como hipócrita.


FABRICANTES DE MISERIA



El “moderado” socialismo lo que moderó fue la producción de bienes y servicios logrando un crecimiento cada vez más lento del PIB por habitante hasta mediados de los setenta, cuando en medio de los altos precios petroleros y la estatización de esa industria, el PIB por habitante dejó de crecer e inició una caída sostenida que no se ha revertido realmente hasta la fecha. Nuestra población crece más rápidamente que la producción de bienes y servicios, con lo que obviamente se empobrece la mayoría. Pero algunos se enriquecen con ello.

Por cerca de medio siglo, de socialismo tuvimos siempre lo suficiente como para que la riqueza dependa únicamente de la cercanía y sumisión al poder gobernante. Privilegios mayores como monopolios, licencias de importación, divisas preferenciales y créditos blandos, bajo el manto de la “sustitución de importaciones” (la “economía endógena” de “producción social” de entonces). Y privilegios menores en el creciente número de empleos y contratitos menores de un Estado en constante, inútil y parasitario crecimiento. Economía de mentira en que en lugar de transarse bienes y servicios se negocia la arbitrariedad y los votos comprados o robados.

Pero como el socialismo reparte pero no produce, los marginados que se quedan por fuera crecen más rápidamente que la decreciente riqueza a repartir... Y hoy son la base de sustentación electoral de un “nuevo” socialismo misionero que transfirió el privilegio menor de una clase media estatista minoritaria y costosa, a mayorías marginadas cuyos votos son más baratos por unidad. Los caídos de la gracia del presupuesto público, pretenden oponerse histéricamente a la radicalización del socialismo que construyeron y usufructuaron, por la “fuerza” de su ignorante arrogancia, desorden, dispersión, irracionalidad, e inmediatismo aderezados de mitología mágico-religiosa de la “nueva era”.

Ante eso, es necesario romper radicalmente con el entramado de viejos privilegios decadentes y nuevos privilegios nacientes. Porque el socialismo venezolano -que se inicia como doctrina política dominante con el golpe criminal del 18 de octubre de 1945- con sus altibajos logró profundizarse cada década más que la anterior. Y como el socialismo únicamente es capaz de producir pobreza, en la medida que tengamos más socialismo, tendremos más pobreza... y en la medida que el poder y la riqueza se concentren en un gobierno dominado por cada vez menos personas... más groseras serán las desigualdades.

CAMINO DE LIBERTAD



La solución es desandar el camino del empobrecimiento y la destrucción institucional para construir una república liberal en que la riqueza sea resultado del exitoso servicio a los consumidores por la inventiva, inteligencia y trabajo honesto. Y el gobierno se limite a sus hoy abandonadas funciones naturales de defensa de vidas y propiedades. La transición pacifica y ordenada del socialismo empobrecedor radicalizado al capitalismo popular venezolano dependerá de transferir la inmensa riqueza mercantil usurpada en décadas de socialismo creciente, del Estado a la población, a todos y cada uno. Pero para eso hay que construir primero un verdadero movimiento político organizado y disciplinado, que traduzca la doctrina liberal en los términos de nuestra idiosincrasia nacional hasta donde ello es posible, conveniente y necesario.

No hay atajos capaces de lograr mañana lo que solo la claridad doctrinaria, el trabajo político sistemático, la disciplina, la dedicación y el sacrificio de años pueden lograr. Que otro socialismo derrote al actual, como el actual derrotó al del pasado, puede tardar lo de la última vez: 40 años (décadas más, décadas menos) y sin duda produciría un sistema de gobierno aún peor. Eso no es salida. La salida pasa por la derrota conceptual, cultural y política del socialismo en los corazones, mucho más que en las mentes, de la mayoría de los venezolanos. Esto es sustituir la envidia oculta bajo el manto de la igualdad, por el valor de la libertad que se traduce en prosperidad para todos, en la medida de sus reales capacidades y preferencias. Pero son muchos los que temen más la competencia abierta que la esclavitud misma, con lo que son esclavos de su ignorancia y temor.

LA VERDAD Y SUS ENEMIGOS



Hay seres humanos que abrazan la verdad cuando la encuentran y desechan felizmente todo error previo que hubieran oscurecido su entendimiento. No dejan con tristeza el error... reciben con alegría el conocimiento. Pero son minoría. Otros, de hecho la mayoría, rechazan con desesperación la verdad si la encuentran, abrazan con desesperación sus errores y llegan acaso a transigir en algo con la verdad... únicamente cuando logran “encajarla” artificiosamente en sus mentiras y temores. El odio por la verdad es tal entre los “intelectuales” de ese tipo, que niegan su existencia negando la realidad misma. Así de fuerte es el apego de algunos seres humanos al error. Y así como la causa de los mayores males que ha padecido la humanidad es la mentira entronizada, que llamamos ignorancia, las causas de que la mentira se entronice democráticamente son la envidia y el temor.
Pero aún las personas más reacias a la verdad, pueden eventualmente aceptarla completa. Con enorme dificultad y muy lentamente pues cada nueva idea cierta que “encajan” en su “sistema” desplaza un error. Eventualmente es posible que se desplace la inmensa mayoría de los errores y la verdad ilumine dolorosamente tales mentes. Aunque es lento, difícil y arriesgado el camino, la verdad se impondrá. Pero no por su “propio peso” –es muy ligera para eso- debe imponerse por el esfuerzo cultural y político organizado y disciplinado de quienes la abrazan y difunden. Y el problema no es lo largo del camino... es lograr que sean cada día más los que den el primer paso... muchos más que los que abandonan el camino. Lograr eso finalmente, es el verdadero principio. Y es solo el principio.


Lea más

viernes, noviembre 25, 2005

Socialismo: Sueño de abundancia y despertar de miseria


Si alguien promueve una ideología que muestra total desprecio por el individuo y ha causado miseria y la muerte de cientos de millones de personas de la mano de sus gobiernos, ¿qué pensaría usted de esa persona?


Richard W. Rahn


Lo más terrible que le está ocurriendo a Venezuela hoy en día, es que a semanas de una elección parlamentaria en que las fuerzas del gobierno socialista fundan su campaña en el proyecto de radicalización de la fracasada socialdemocracia adeca, que denominan socialismo del siglo XXI. La desinformación masificada de nuestra actualidad política va de los escándalos de día a día, al abstencionismo, y la propuesta risible de un socialismo opositor que sería “diferente” del de Chávez en detalles menores... Cosas todas que tienen la misma o menos importancia que la trama de una telenovela para la inmensa mayoría de una población empobrecida, que cada día es más dependientes de la limosna estatal institucionalizada del socialismo misionero.


ENFRENTANDO LA TRAGEDIA



Con excepción de los notables esfuerzos de liberales como Néstor Suárez y Alberto Mansueti en la organización liberal RUMBO PROPIO del Zulia... el extraordinario trabajo de varios años de Pedro Elías Hernández y la gente de PETRÓLEO PARA EL PUEBLO en Aragua... y los años de esfuerzos crecientes del Movimiento Liberal Libertario RESISTENCIA CIVIL en gran parte del país (Y alguno que otro pequeño grupo de tendencia liberal, que pese a sus buenas intenciones, hoy montando tienda aparte es más lo que fracciona y disgrega que lo que aporta) los políticos venezolanos no se atreven a presentar una clara y definida alternativa real al socialismo, de gobierno y oposición. Y eso, pese a que saben muy bien que un liberalismo devolucionario masificado es indudablemente capaz de polarizar la política venezolana... pero en los temas que realmente le interesan a la población, como son los que define la seguridad en la calle y la comida en la mesa, acorralando al socialismo con verdaderas soluciones populares realmente contrarias al inevitable fracaso socialista.

Y ya en el terreno de la picaresca política criolla, también vemos hoy como la detección inteligente del sentido de la oportunidad, tristemente combinada con la falta competa de ética personal y política, se traduce en la alianza de algunos capitales producto de concesiones, privilegios y negociados corruptos con los gobiernos socialistas del pasado guanábanero y chiripérico, con las deserciones no menos oportunistas del chavismo temprano, juntas y revueltas en una especie de caricatura ideológica cubista, que es solo se puede llamar en Venezuela “centropendejera” inconsecuente.

Víctimas de sí mismos



De la gran y las pequeñas tragedias es responsable y victima a un tiempo un gran empresariado criollo y una clase media formados al amparo de la corrupción, el privilegio, el proteccionismo, el subsidio de los negocios y empleos “por, con y para” el Estado socialista deslavado y corrupto de la guanábana “adecopeyana y asoc.”. Perdidos hoy entre el aventurerismo y la apatía, producto de la angustia, la rabia y la impotencia de su propia ineptitud, ven hoy como sus prebendas y privilegios se les escurren entre los dedos, para terminaren un Estado socialista aún más grande y poderoso, y una nueva oligarquía tan groseramente corrupta e hipócrita como fueron ellos y sus asociados del pasado. Excepciones hay... pero cuando son pequeñas, en número o en capital... y en gran parte en ambos.

Pero la mayor tragedia es que en medio de su vicioso clasismo y racismo, más que risibles viéndoles en origen y color de piel, sus infantiles mitologías del “gerencialismo” y la anti-política, su prepotente ignorancia, viveza torpe, rabia impotente e irracionalidad creciente esos sectores no solo son el caldo de cultivo, como el soporte financiero y la carne de cañón de una oposición de eunucos ideológicos, estratégicamente balcanizada y políticamente inconsistente, a la medida de los intereses políticos del gobierno, y causa fundamental de su éxito.

La increíble estupidez



Concentrada en la increíble estolidez mental de repetir por siete años completos que, como hay que salir del gobierno “a corto plazo” y “como sea” por lo que “no hay tiempo” para organizar esa real alternativa política, conceptual, doctrinaria, programática y aún cultural y ética al socialismo, que desde Platón al siglo XXI ha sido la misma en diferentes versiones, y en este siglo XXI es la misma versión, desde el MVR bolivariano de Chávez, pasando por el etnocacerismo de los Humala, al PSOE del talante de Zapateril es el mismo... adaptándose como puede y avanzando hasta donde puede, de acuerdo con las circunstancias que en cada lugar ha de enfrentar.

Siete años en que la repetición de tal estupidez ha conducido a retrasar y debilitar el fortalecimiento de la única alternativa política capaz de “salir del gobierno” por los mismos medios que lo eligieron y colocaron el poder, dicho sea de paso, los únicos posibles para los que propugnan "otros" fuera de su alcance. Alternativa que ha sido más combatida por la oposición inconsistente, y los torpes intereses declinantes que la manejan, que el propio socialismo del Siglo XXI. Pero ¿cómo van a combatir efectivamente la doctrina criminal que en realidad comparten? Y como van a apoyar la libertad individual, la responsabilidad, la justicia retributiva, el gobierno limitado y la prosperidad material y moral alcanzables solo por un gobierno severamente limitado a sus funciones naturales mínimas, un capitalismo popular ampliamente masificado, cuyas implicaciones de prosperidad real del pueblo, independencia real de las las mayorías, libertad y muy especialmente competencia abierta, cuando temen semejantes excrecencias del socialismo cuarto republicano, mucho más a la libertad y la competencia, que a todo lo que les traiga el socialismo misionero del siglo XXI. ¿Cómo podrían enfrentar exitosamente la radicalización del socialismo fracasado, los artífices, cómplices y beneficiarios del fracaso que trajo esta radicalización? Como pueden enfrentar un socialismo rico, manirroto, popular y misionero, quienes comparten el fondo de su doctrina empobrecedora y destructora.



No pueden, y como no pueden enfrentarlo efectivamente, estorban la construcción de una fuerza política nacional unificada por el capitalismo popular que, poco a poco, se levanta pese a ellos, para enfrentar tanto al socialismo misionero del siglo XXI como al socialismo fracasado del siglo XX, en medio de sus siete años de fracasos... y los que aún faltan. Pero poco a poco, son más y más los que dejan de lado el aventurerismo irracional. Son más y más los que descartan las “pajas mentales” de los ideólogos del reparto de miseria, que no varía en la naturaleza, pero si en la importancia y fuerza, de un líder global del nuevo socialismo como Chávez Frías... a un emblemático resto marginal del fracaso de punto fijismo y el chiriperismo como Petkoff Malec. Y como cada día, y aún en medio de las confusiones y la desinformación, son más de esos inteligentes ciudadanos que identifican como “de la misma naturaleza” y por ende de iguales o peores resultados en el caso de gobernar, a unos y otros socialistas venezolanos... y que también son más los que hora comprenden que la salida no es de la oportunista indefinición ideológica de la minúscula centropendejera que no pasa de ser “otro disfraz de tercera”

Curando la enfermedad real



A lo largo de los ya casi 50 años en que ha desgobernado Venezuela, el socialismo se ha repetido siempre, proponiendo como solución de los fracasos resultantes de ponerlo en práctica, más y más radicalizado socialismo. Que es tanto como pretender curar el envenenamiento haciendo pasar dosis crecientes de veneno por medicina. Disfrazar ahora el veneno de medicina de nuevo es natural en el socialismo que gobierna. Pretender lo mismo desde la oposición es de un grado de desconexión con la realidad objetiva que únicamente puede ser calificado de locura.



La cura verdadera de esa enfermedad insidiosa está en un capitalismo popular que transfiera efectivamente los activos mercantiles que el socialismo ha concentrado en el Estado directamente y universalmente a la población, acabe de una vez y para siempre con los privilegios de las oligarquías estatistas de ayer y hoy, y limite efectivamente al Estado en poderes, atribuciones y presupuestos. Y eso se llama liberalismo. Liberal tendrá que ser el movimiento político nacional unificado que finalmente derrote al socialismo en Venezuela, para construir una sociedad de prosperidad y paz... o nos seguiremos hundiendo en la miseria y la violencia que resultan de cambiar unos malandros por otros en manejo del poder teóricamente ilimitado y prácticamente inútil de cualquier versión del Estado multipropósito que se construyó al amparo de una ideología que simplemente se contradice con la naturalaza humana, como es el socialismo, en cualquiera de sus variantes.

Los verdaderos parásitos explotadores



El socialismo, es la expresión filosófica y política de los intereses de las clases parasitarias. Nació, medio milenio antes de Cristo, como un intento de los “intelectuales” para crear un Estado aún más poderoso y explotador que el mercantilista, regido permanentemente por ellos... y más nadie. Para lograrlo recurren al engaño y la envidia, usando la ignorancia de las masas como instrumento ciego de su propia destrucción.



El liberalismo, es lo contrario del socialismo. Es expresión filosófica y política del interés de todos y cada uno por una sociedad libre y un gobierno limitado Y por ello es la expresión política de la civilización que requiere la masificación plena del sistema económico capitalista, sustentándose en los deseos de superación y el sentido de justicia de los individuos... contra la envidia y el parasitismo.



El primer socialista conocido fue Platón, quien medio milenio antes de Cristo intentaba establecer el gobierno de los filósofos: Propuso la propiedad colectiva de los bienes y las mujeres... A las mujeres generalmente no les gustaba Platón... y a Platón generalmente no le gustaban las mujeres

Con el tiempo, los socialistas desde siglo XIX, se limitaron a propugnar el concentrar el control (directo o indirecto) de los medios de producción por el Estado y sin incluir en la propiedad colectiva a las mujeres... Sin cuyo apoyo no podían alcanzar el poder y colectivizar en lo posible el resto.

A diferencia del siglo XX, en que prometía producir más que el capitalismo, el socialismo del siglo XXI afirma que los incrementos de producción del capitalismo son insostenibles, y promete producir menos, cosa que si puede lograr... Y una escala inamiginable: Es un nuevo Malthusianismo. Teoría falsa que, contra toda evidencia, afirma que la población crecerá más rápidamente que los recursos y predice hambrunas que nunca llegan a ocurrir.

La mentira y sus consecuencias



Y las campañas de mentira seudo científica salen de las fabricas de propaganda falsa en que, en gran parte, se han transformado las “grandes” universidades gringas y europeas. Por ejemplo, Paul Ehrlich (Universidad de Stanford) afirmó desde 1968 que “sería imposible que la India alimentara a 200 millones adicionales de personas para 1971”... En la edición de 1980 de su libro, la bomba poblacional, omitió todo comentario sobre el asunto pues los hindúes estaban exportado excedentes de granos a la URSS. Es muy importante porque ese tipo de mentira seudo científica en constante mutación es el sustento fundamental del anti-productivismo primitivista que diferencia al socialismo del siglo XXI.

Aunque se ha mostrado inviable siempre, el socialismo es un sistema de organización perfectamente natural, solo que es contrario de la naturaleza humana y corresponde perfectamente con la naturaleza de la hormiga. Por eso los socialistas acertadamente afirman que deben construir un “hombre nuevo”. Lo que no dicen es que ese hombre nuevo socialista debería tener cerebro de hormiga. No lo han creado... pero el costo de intentarlo, solo en el siglo XX, fueron los mayores genocidios de la historia humana, en el orden de los 100 millones de seres humanos asesinados como parte de la "Política de Estado" de sus gobernantes.


Lea más

miércoles, noviembre 23, 2005

La muerte de la propiedad privada


El concepto de propiedad privada en Venezuela está moribundo y me temo que la estocada final, el tiro de gracia está próximo. Poco a poco se acerca el día en que el gobierno decrete formalmente la abolición de la propiedad privada. Mientras tanto, hay que preparar el terreno mediante propaganda. En ese sentido se enmarcan las declaraciones del Fiscal General de la república, según las cuales:

«Ningún derecho es un derecho absoluto. Nuestro derecho termina donde comienza el derecho de los demás y, sobre todo, cuando es un derecho que tiene expresión social, que tiene repercusión social. El derecho de propiedad está sometido a contribuciones, restricciones y obligaciones que se establezcan con fines de utilidad pública o de interés general. Hay estudios en materia de derecho social y del trabajo, según lo cual la empresa ya no es una propiedad privada, sobre lo cual el patrono dispone a su libre albedrío, si no, está sujeto a los intereses de la producción social, a los intereses de los trabajadores; es un ente colectivo con una función social.»


En lo único que tiene razón Isaías Rodríguez es en que todo derecho individual "termina donde comienza el derecho de los demás". De allí a decir que en consecuencia el dueño de una empresa no dispone de ella a voluntad hay un salto muy grande de lógica. Es la falacia del non-sequitur: de su premisa no se deduce la conclusión a la que usted quiere llegar.



¿Qué quiere decir que mi derecho a la propiedad termina donde comienza el suyo? Significa que yo puedo apropiar y adquirir bienes, siempre y cuando no invada violentamente el mismo derecho que usted posee. En tanto yo no viole su derecho, mediante la coacción o su amenaza, mi propiedad es legítima. ¿Por qué el robo es contrario a la ética de una sociedad libre? Porque el ladrón se está apoderando de las posesiones legítimas de otra persona por medio de la violencia.


Cuando el Fiscal declara que la propiedad está "sujeta a los intereses de la producción social", básicamente está diciendo que legalmente no existe el derecho a la propiedad privada, puesto que el concepto de "producción social" es completamente arbitrario y, por lo tanto, depende del estado de ánimo de quien detenta el poder en el momento.


Es posible que usted piense que todo esto es una discusión académica de menor importancia para las masas. Después de todo, los pobres no poseen nada y en consecuencia nada se les puede confiscar. Le pido entonces que piense un poco más cuidadosamente: ¿Dónde queda el derecho a libertad de expresión, si los medios de comunicación le pertenecen al estado? ¿Dónde queda el derecho a la vida cuando los medios con los cuales sostenerla han sido confiscados por el estado? ¿Dónde queda el derecho a movilizarse libremente por el territorio nacional si el estado es dueño de las fábricas de automóviles? Todos los "derechos humanos" son manifestaciones del fundamental derecho a la propiedad privada.


Sin derecho a la propiedad, todos los demás derechos quedan a merced del tirano de turno. Sin propiedad privada no hay libertad, sólo tiranía.




Lea más

sábado, noviembre 19, 2005

Las "morochas" fueron cosa subalterna, defender la propiedad como base del progreso no



Cuando la Presidenta de la Sala Constitucional del TSJ leyó la decisión que admitió la legalidad de “las morochas” sin querer dio por terminada la más absurda polémica de los últimos tiempos, incluyendo los cuarenta años, los siete que le siguen y quizás el resto del siglo.

Por tres meses, el lapso que separa la decisión del TSJ y las municipales de agosto, Venezuela sufrió un bombardeo mediático en el que los misiles balísticos se substituyeron con crónicas de terror en las que el papel de tsunami, huracán y panela come ropa se lo asignaron los confabulados a las “morochas” como si la falta de empleo, la inflación y la inseguridad que sufre la población se originaran en una modalidad de presentar los candidatos a cargos electivos –las “morochas”- que el ex gobernador Lapi inventó en el 2000.

Tan “embolatados” estuvieron en estos meses los periodistas y locutoras con sus “morochas”, porque la estupidez o la maldad son más dañinas que la droga, que no cayeron en cuenta que la ahora Presidenta de la Sala Constitucional es la misma persona que hace unos años, en Yaracuy, fomentaba invasiones de fincas acompañada por Pablo Medina y otros personajes menores que ahora son diputados del gobierno.

Esos si son problemas importantes a los que la sociedad debería encontrarle solución.

Me refiero a los problemas originados en las invasiones de fincas, en el pasado de la Presidenta de la Sala Constitucional, y como dato anecdótico y menor, el de Pablo Medina como vocero mediático de “la oposición”.

En Venezuela a pesar de lo que diga el Presidente no hay suficientes hacendados y campesinos como para asegurar suficiente “seguridad alimentaria” que es un viejo anhelo de la izquierda.

Y esos pocos hacendados y campesinos, que deberían ser cuidados como la recién nacida infanta española, hoy día están atemorizados por las invasiones y también por la manera de aplicar la Ley de Tierras porque las preocupaciones las tienen todos: Invasores e invadidos.

Unos amanecieron con sus haciendas ocupadas por personas que aseguran tener derechos a las tierras y no se sabe con certeza de dónde provienen esos derechos.

Los otros invadieron para tener algo “suyo” y ahora comprenden que el Estado venezolano no les dará títulos de propiedad sino “derechos de uso” que más adelante se pueden revocar por razones políticas cuando cambie el mandamás local.

Para resolver este temor fundado de unos y otros es necesaria una Ley que llamó en mi ignorancia “De Borrón y Cuenta Nueva”.

Una Ley que permita acabar con los temores de invasores e invadidos, proteger la propiedad, la producción y el trabajo, al tiempo que se legalizan algunas situaciones de facto.

Una Ley que reconozca y defienda para siempre la propiedad de los que están sobre la misma tierra, para decirlo con prosa prestada.

Una Ley revolucionaria, porque en Venezuela el capitalismo popular lo es, instryumento legal que no la promoverá el gobierno socialista y tampoco la oposición primitiva y morochera porque como hemos visto la vigente Ley de Tierras fue votada por casi todos los diputados “de oposición”.

Por cierto, estos diputados “de oposición” frente a la inminencia de las elecciones no proponen soluciones al problema que muchos de ellos crearon al apoyar la Ley de Tierras y pretenden que el electorado los reelija a cuenta del cuento de “las morochas”.

Tal vez por carecer de un programa legislativo que se pueda considerar como alternativa al Socialismo del Siglo XXI como por ejemplo el Capitalismo Popular de RESISTENCIA CIVIL... se conforman entonces estos candidatos “opositores” con aplaudir las tonterías de los directivos de la otra oposición insulsa, esquelética y calabacera.

Una Ley de “Borrón y Cuenta Nueva” es labor de futuro y lógicamente no será apoyada ni por los diputados del gobierno ni tampoco por los 20 o 25 que sacarán los viejos y nuevos partidos de la oposición.

Esto no importa porque desde la calle se pueden movilizar las personas decentes para conseguir millones de firmas y promover la entrada a discusión de esta tan necesaria ley.

En eso estamos.


Lea más

lunes, noviembre 14, 2005

No es cosa de fantasmas: El problema está en la tierra... y la solución también


La vida, la libertad y la propiedad no existen por razón de leyes hechas por el hombre. Por el contrario, el hecho es que la vida, la libertad y la propiedad existen con anterioridad de aquello que hizo a los hombres hacer leyes por primera vez.

Frederic Bastiat

El problema que se evidenció cuando unos jóvenes políticos fueron procesados judicialmente, pese a que serían culpables apenas de banalizar la política (que no es delito) no es tanto que a falta de algo mejor que ofrecer al electorado, intentasen captar simpatías para sus candidatos colocando caricaturas de fantasmas... más favorables al abstencionismo que al inicio de campaña de su partido. Hasta ahí, incluso fueron ineficientes... pero únicamente hasta el momento en que los transformó en victimas un poder abusivo. Ni son el principal problema los que los arrestan sin justificación... los que los procesan sin sentido del ridículo. O los que desde el poder miden... o dejan de medir las consecuencias políticas reales del absurdo. El problema evidente fue que, a las primeras de cambio al menos, no vimos jueces cortando de raíz el absurdo de calificar como delito algo irrelevante... y aún risible.

Y aunque existan en todo el mundo... o la mayor parte del mismo, también son un problema las diversas leyes incivilizadas que tipifican crimines sin victimas... “crímenes” por lo demás tan subjetivos como “incitar al odio”. Esperemos que en este caso encuentren los responsables reales la tangente para salirse sin dañar inocentes

GRANDES MALES



Pero un problema sin tangentes posibles, de mucho mayor gravedad y extensión en la Venezuela de hoy, es el abuso del poder y la violencia desatada, en la repetición revolucionaria de la fracasada reforma agraria adeca. No porque agrave un problema artificial de propiedad de las tierras de cultivo, en un país escasamente agrario... Como porque complica más aún el problema real y creciente de la escasa protección de derechos humanos tan fundamentales como la vida, libertad y propiedad... Que entre nosotros están en las arbitrarias manos de un Estado que puede hacer ¡lo que se le dé la gana! con vidas y propiedades, mediante la omisión politiquera de sus reales obligaciones y/o el uso o abuso oficial u oficioso de sus prácticamente ilimitados poderes.

Sobre el problema de la violencia me ilustró como nadie, Marbella Rodríguez, administradora de su fundo familiar yaracuyano productor de caña de azúcar: Las doscientas hectáreas de su familia fueron quemadas hasta arrasar la siembra de caña, al tiempo que ella fue victima de un frustrado intento de asesinato por algunos invasores, que no conformes con golpearla, la amarraron y rociaron de gasolina, arrojándola en un galpón que previamente habían incendiado. La violencia desatada por la politiquería populista es un grabe problema, pero también es grabe la abundancia de políticos socialistas “opositorpes” que concuerdan con quitarle sus tierras a la familia de Marbella, para que un Estado (manejado por ellos con banderas de rosas rojas, en lugar de hoces y martillos rojos) ponga a trabajar en ellas neo-siervos “cooperativistas” forzosos... pero sin tanta violencia y desorden... porque no entenderán jamás que la violencia se combate de raíz, únicamente cuando el Estado protege plenamente los bienes y las personas... y el Estado lo hace únicamente cuando la abrumadora mayoría de la gente NO vota por políticos que justifiquen el robo en forma alguna.

El problema de las tierras privadas es el ya tradicional desconocimiento de la realidad histórica por nuestros legisladores, que terminan dándole al mandamás de turno la facilidad de abusar de una improbable “tradición legal” –o de ignorarla olímpicamente con cualquier leguleya excusa- cuando la titularidad precaria es producto del recuento de todos las deficiencias y abusos gubernamentales de nuestra muy accidentada historia... La solución empieza por reconocer en principio todos los títulos otorgados por el Estado Venezolano, los de ayer mismo, como los de hace décadas, los de hace siglos... y los coloniales. Para proteger la propiedad privada de cualquiera que la pueda ejercer hoy. Y entender que dirimir conflictos por contradicciones de títulos de unos particulares, con los de otros particulares, son asuntos entre particulares... Pues un Estado no puede beneficiarse de “desdecirse” de título alguno otorgado por ese mismo Estado... Y que dirimir entre particulares corresponde al poder Judicial independiente... No al Ejecutivo... Que hoy como ayer pretende ser “Juez y parte”... Y “negociar” con un arma en la mano. Problemas que se solucionan mediante registros ordenados y eficientes de tierras privadas, regidos con leyes justas aplicadas con procedimientos simples y realistas, que limiten el poder del Estado... Y con más y mejores tribunales independientes.

El problema de los invadidos es que el Estado ignora, hoy como ayer, su obligación de proteger los bienes y las personas. Hoy como ayer el poder político apuesta por la politiquería extorsionista, intentando finalmente quedarse con la tierra sin pagar, manipulando invasores y abusando del poder y la impunidad que malas leyes le conceden. Y eso se soluciona quitando al Estado el poder arbitrario de quitar a unos la propiedad privada, para conceder a otros una seudo propiedad precaria... Obligando al ejecutivo a resarcir las perdidas patrimoniales derivadas de su omisión continuada al no proteger los bienes y restituir la propiedad invadida. Y sobre todo, estableciendo claramente la responsabilidad patrimonial de los funcionarios culpables, por acción u omisión, de tales desafueros.

El problema real de los invasores, es que no reciben títulos de propiedad privada de la tierra. Reciben concesiones graciosas de uso colectivo tutelado permanentemente por Estado. Reciben títulos, pero de NO-propiedad. Y cualquiera puede ser forzosamente excluido y sustituido por otro, o pueden ser revocadas para todos, o algunos. En cualquier momento... bien porque el mandamás cambie de opinión en cualquier forma... o por un cambio eventual de mandamás. Así que su precaria condición será la de neo-siervos... no la de ciudadanos. Y eso se soluciona otorgándoles la propiedad privada real de aquellas tierras que ocuparon por instigación politiquera cuando sobre estas recibieron títulos estatales de NO-propiedad.

El problema de las tierras “publicas” -y de los esfuerzos del gobierno por adueñarse de más, y sobre todo de las mejores tierras- es que no son realmente públicas, son gubernamentales, y están sujetas al uso y abuso del mandamás de turno y sus amigos.

La solución es limitar al Estado, autorizándole únicamente la propiedad de tierras de parques nacionales, resguardos forestales, vialidad y obras públicas para sus limitados fines propios. Y abrir el resto de las tierras públicas, a la reclamación y uso productivo de cualquier particular... como fuente razonablemente regulada de nueva propiedad privada rápida y simple.

GRANDES REMEDIOS



El problema de fondo fue, es y será el abuso del poder del Estado. Y la única solución es limitar el poder del Estado. Lo que no está dispuesto al libre disfrute de todos... NO es de todos. Lo que es del Estado no es del pueblo... Lo que es del pueblo no es del Estado... Para tener poder el pueblo ha de quitárselo al Estado... y lo conservará únicamente al sostener la soberanía irrenunciable de cada individuo contra toda amenaza, incluida la de la mayoría.

Pero para adelantar sería importante que en una Asamblea en que decenas de diputados se autodenominan “opositores”, ante un gobierno socialista, todos ellos hubieran votado NO a la Ley de tierras. Y eso es mucho más de los únicos tres que efectivamente lo hicieron.

La verdad en esto una sola: La solución pasa por la responsabilidad del votante. En Aragua, por ejemplo, quien pudiendo votar diputado al parlamento en diciembre un liberal como Pedro Elías Hernández... votase un socialista como Tablante. Estará votando por el socialismo liderizado por Chávez... más aún que si votara por el MVR y su morocha. Después de todo, una oposición de eunucos ideológicos, políticamente inconsistente, y crematísticamente sospechosa... ha sido una de las mayores fortalezas de esta revolución.

Una oposición real, será lo contrario de los escasos oportunistas de cuarta que así se han dado a la tarea de autodenominarse, para escarnio del idioma y la razón. La verdadera oposición al socialismo deberá deslastrarse de quienes se autodenominan socialistas en “oposición” al indiscutible caudillo del socialismo venezolano (símbolo continental y aún global, del socialismo del siglo XXI) Esa oposición real al socialismo crecerá cambiando la actitud “defensiva” (que tampoco se manifiesta, a la hora de la verdad, en los votos parlamentarios) de quienes no tienen nada que proponer, por la ofensiva política de una agenda legislativa compuesta por propuestas de Leyes que sirvan para derogar las leyes estatistas, sustituyéndolas por un ordenamiento jurídico civilizado y protectore de la soberanía individual, como las que venimos trabajando en el programa de soluciones de Resistencia Civil Movimiento Liberal Libertario Venezolano.

Curiosamente, el socialismo del siglo XXI creó los procedimientos constitucionales para hacerlo desde la calle, sin necesidad de diputados... Y que en la única oportunidad en que se usaron... abusó del poder gubernamental con la clara intención de masificar el miedo, como “regulador” revolucionario de la democracia “participativa y protagónica”... Pero ese miedo está en pañales. Y hoy tenemos que construir un movimiento político liberal que se deslastre de la oposición inconsistente, combata el miedo con ideales... y supere el “cabezaderratonismo” para adelantar la larga y sostenida lucha por construir un nuevo ordenamiento jurídico republicano y liberal en defensa de la soberanía individual y limitación civilizada del poder del Estado... Y en eso andamos cada vez más liberales, en cada vez más lugares de Venezuela... sin prisa y sin pausa. Porque después de todo, lo que estamos adelantando, es solo el principio.


Lea más

miércoles, noviembre 09, 2005

Su Eminencia Castillo Lara anda por el camino equivocado que transitó monseñor Mario Moronta


Mientras el Presidente repite las mismas promesas que en Venezuela vienen asomando los mandatarios estatistas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y anuncia una nueva siderúrgica en el Zulia, viejo proyecto que según Hugo Chávez lo habría conversado con el ex dictador Pérez Jiménez en Madrid, la inefable oposición mediática propone liderazgos basados en la colocación nocturna de esqueletos y calabazas de Halloween para llamar la atención.

Es ineficaz la solución que proponen estos opositores mediáticos salvo que encuentren suficientes orates capaces de pensar que el odio y la pachanga pueden organizar soluciones para un país empobrecido tras medio siglo de estatismo socialista.

También llama la atención que los exaltadores de esqueletos y calabazas tengan como mentor espiritual al cardenal Castillo Lara.

El cristianismo no le rinde culto a la muerte y en cuanto al Halloween se trata de una fiesta pagana reciclada por la sociedad de consumo.

Por otra parte hasta un católico practicante como es quien escribe estas líneas debe reconocer el carácter absurdo y desesperado que define la posición del cardenal Castillo Lara quien ante el avance del programa socialista y estatista no propone nada a cambio salvo el ya superado por los hechos “Chávez, vete ya”.

No son de mandatos de la Iglesia las recomendaciones del Cardenal y por tanto se expone Su Eminencia a ser desobedecido como ya lo fue cuando su llamado a “tomar las plazas” sólo fue atendido por una minúscula minoría, más turba que otra cosa, que por segunda vez abusa de la paciencia y el pacifismo de los ciudadanos que ante lo costosos que están los gimnasios acostumbran usar la Plaza Altamira como sede de una clase gratuita de bailoterapia que a cuenta de la alcaldía de Chacao les permite mantener el cuerpo en forma todas las semanas.

Las recomendaciones del Cardenal no podrían ser materia de obligatoriedad religiosa no sólo por aquello de “darle al Cesar lo que es del Cesar etc.” sino también porque Benedicto XVI quiere curas religiosos en vez de políticos ensotanados como venía siendo la norma en estos países.

Su Eminencia se equivoca y anda en compañías difíciles de avalar no sólo como políticos fracasados de la Cuarta que casi todos lo son, sino porque entre sus nuevos cuates, para decirlo en mexicano, por lo que se ve no abundan los católicos practicantes y hasta hay ex emeverristas que hace poco se las daban de ateos.

¿Pero, a dónde va todo eso porque es de suponer que el Cardenal y los calabaceros a algún lado se dirigen?

Según veo las cosas solo podrán ir, si los dejan como dice la canción, a formar partidas de paramilitares o grupos fascistas cuyas acciones empeorarán lo ya difícil que está la situación para la gente decente que es la inmensa mayoría –remember el paro petrolero-.

Con una ideología basada en la violencia, el odio, y la intolerancia, a lo cual se debe añadir el tupé de proponer un pasado que ya no existe como propuesta de futuro, no se llega a ningún lado, pero con el socialismo que empobrece tampoco en el caso de Venezuela.

¿Que hacer entonces?

La respuesta es evidente: Fortalecer la oposición seria liberal y popular que aún es demasiado débil pero que es la única fuerza que puede lidiar con el socialismo de Hugo Chávez.

Olvidarse de curas, esqueletos y calabazas, y también de quienes solo piensan resolver sus problemas personales y por ello solo hablan de “morochas”.

¡Impulsar el liberalismo popular como lo estamos haciendo en varias localidades desde RESISTENCIA CIVIL, o en Aragua PETROLEO PARA EL PUEBLO con Pedro Elías Hernández a la cabeza, en Carabobo los jóvenes de JUVENTUD LIBRE y en el Zulia, RUMBO PROPIO con Néstor Súarez y Alberto Mansueti.

Por lo pronto estamos concitando reuniones para propugnar Estatutos Autonómicos en las ocho Regiones en que se divide el paìs desde el punto de vista macroeconómico.

Estatutos que no son separatistas o independistas y que le garantizan a los ciudadanos las libertades económicas y personales!

Finalizo comentando que hace años Fausto Masó escribió un excelente artículo que jamás se atrevió a publicar pero que tuve el placer de leer aún “caliente y recién salido de la computadora”.

Se intitulaba “Cállate Moronta” y describía cómo el entonces obispo de Guarenas, sin exponer soluciones, dedicaba su tiempo más al activismo político alborotador de la izquierda que a salvar almas.

Su Eminencia Castillo Lara hace méritos para ganarse un artículo similar.


Lea más

miércoles, noviembre 02, 2005

Mutuamente excluyentes: Socialismo y realidad objetiva


Las asambleas de bandidos son como imperios pequeños: una tropa de hombres gobernados por un jefe, unidos por cierta alianza, que se reparten el botín según lo convenido. Si una compañía de este tipo crece, y cuenta con perversos suficientes en sus filas como para conquistar lugares y asentar su poderío, tomando villas y sometiendo pueblos, entonces se les llama un Estado

San Agustín

El Estado no somos todos, y las propiedades del Estado, no son “de todos”. Lo que es del Estado no es del pueblo, mientras que lo que es del pueblo no es del Estado. El Estado no es producto de la colaboración ni de un “pacto social”. Y aún el gobierno democrático de la mayoría no debe ser absoluto, y debe estar sometido al límite de los derechos individuales... O el conflicto entre cinco violadores y una victima, se “resolvería” votando y... ¿No sería un crimen la violación sí la votó la mayoría?.

El Estado es un ente de naturaleza represiva producto del monopolio del expolio del gobernante. Se torna útil para los gobernados, porque limita el robo en magnitud y tiempo previamente conocidos. Para lograr el monopolio del robo deberá proteger su soberanía territorial, así como las vidas y propiedades de sus gobernados de cualquier otra amenaza. Y para tener cada vez más, deberá dejar a sus gobernados suficiente como para que puedan prosperar pese al expolio.

La evolución de la humanidad dependerá de someter al Estado al control de los gobernados. El progreso de la civilización es posible únicamente bajo un gobierno limitado en sus atribuciones, poderes y recursos. En tal medida, las primitivas sociedades mercantilistas con gobernantes absolutos, en las que el éxito depende del privilegio y la corrupción, evolucionan en modernas sociedades capitalistas de gobiernos limitados, en las que el éxito depende de la eficiencia y el trabajo honesto.

El socialismo, es la expresión filosófica y política de los intereses de las clases parasitarias. Nació, medio milenio antes de Cristo, como un intento de los “intelectuales” para crear un Estado aún más poderoso y explotador que el mercantilista, regido permanentemente por ellos... y más nadie. Para lograrlo recurren al engaño y la envidia, usando la ignorancia de las masas como instrumento ciego de su propia destrucción.

El liberalismo, es lo contrario del socialismo. Es expresión filosófica y política del interés de todos por una sociedad libre y un gobierno limitado Y por ello es la expresión política de la civilización que requiere la masificación plena del sistema económico capitalista, sustentándose en los deseos de superación y el sentido de justicia de los individuos... contra la envidia y el parasitismo.

Racionalmente es imposible sostener el socialismo, pues todos los intentos por establecerlo han fracasado produciendo, muerte, hambre, destrucción, tortura y desolación material y moral. Por ello los socialistas negarán la razón y la realidad misma en su milenaria aspiración, pero la realidad existe y es una sola. La verdad es la correspondencia entre la realidad y la percepción que tenemos de ella. La verdad en cada circunstancia es una sola. Los errores son potencialmente infinitos y pueden contradecirse entre ellos. Y los que sostienen que la realidad depende de la percepción, nos dicen que el mundo funciona como los dibujos del Coyote y el Correcaminos. Pero quién dé un paso al abismo en la realidad, caerá de inmediato, perciba lo que perciba... Y morirá sí la altura es suficiente... perciba lo que perciba. La realidad no funciona como los dibujos animados... aunque los filósofos afirmen lo contrario.

El primer socialista conocido fue Platón quien medio milenio antes de Cristo intentaba establecer “el gobierno de los filósofos: Propuso la propiedad colectiva de los bienes y las mujeres. A las mujeres generalmente no les gustaba Platón... y a Platón generalmente no le gustaban las mujeres.

Con el tiempo, los socialistas de los siglos XIX, XX y XXI se limitaron al control de los medios de producción por el Estado: Algunos Estados socialistas se apropian de los medios de producción (Control directo) Otros Estados socialistas controlan los medios de producción sin apropiárselos (Control indirecto) Como los dos métodos se tienen que combinar en algún grado, y no existe el “Capitalismo de Estado”, sería una contradicción en términos (los medios de producción propiedad “del Estado” no son capitalistas... son socialistas) El porcentaje de medios de producción que estén apropiados por el Estado, y el porcentaje de control que el Estado ejerza sobre los privados, determinan el porcentaje de socialismo neto de cada sociedad. Hay infinitos grados posibles de combinación, pero NO existen “dos socialismos” de diferente naturaleza. Esa mentira se repite en Venezuela por los socialistas de “oposición” al socialismo que gobierna (para no admitir que en realidad su oposición se limita al no ser ellos los, y no otros, los que manden... para hacer ellos, y no otros, exactamente lo mismo que están haciendo los que ahora gobiernan)

A diferencia del siglo XX, en que prometía producir más que el capitalismo, el socialismo del siglo XXI afirma que los incrementos de producción del capitalismo son insostenibles por razones ecológicas: Es un nuevo Malthusianismo. Teoría lógica, histórica y económicamente falsa que se limita a repetir (contra toda evidencia) que la población global crecerá más rápidamente que los recursos para sostenerla. La ciencia económica prueba que la humanidad siempre alcanzará resultados crecientes combinado recursos limitados, porque la innovación tecnológica y las nuevas formas de organizar la producción son, en su origen, ilimitadas, por ser ideas. Pero desde mediados de siglo pasado un creciente ecologismo político fanático afirma lo contrario:

Paul Ehrlich (Universidad de Stanford) aún afirma que “la mayoría de la gente no reconoce que, al menos en los países ricos, el crecimiento económico es la enfermedad no la cura” afirmó desde 1968 que “sería imposible que la India alimentara a 200 millones adicionales de personas para 1971”... En la edición de 1980 de su libro, la bomba poblacional, omitió todo comentario sobre el asunto pues los hindúes estaban exportado excedentes de granos a la URSS en 1980.

Todas las predicciones del ecologismo político sobre catástrofes apocalípticas producto de civilización industrial capitalista, como: La hambruna universal en los ´60... y la década siguiente el enfriamiento global y la nueva edad glaciar... o tras otra década, el calentamiento global y la hambruna universal... ¡Y finalmente!... Que el calentamiento global producirá una nueva era glaciar... la cual producirá la hambruna universal. Eran y son falsas. Las falsificaciones han sido probadas. Y los datos falsos se siguen divulgado como “científicos”.

El socialismo es inviable, el maltusianismo es erróneo y el ecologismo político es propaganda falsa... pero las personas pueden preferir la mentira a la verdad voluntariamente.

El socialismo es un sistema de organización perfectamente natural. Pero es contrario de la naturaleza humana y corresponde perfectamente con la naturaleza de la hormiga. Por eso los socialistas de todos los siglos han explicado que para hacer viable el sistema deben construir un “hombre nuevo”. Ese hombre nuevo cuya naturaleza permitiría que el socialismo fuera viable debería tener cerebro de hormiga. No lo han creado... pero el costo de intentarlo ha sido muy alto.


Lea más

This page is powered by Blogger. Isn't y
ours?