html> Resistencia Civil

La botácora oficial de Resistencia Civil se encuentra ahora en rcivil.blogsome.com. Por favor, visítanos en esa dirección.

martes, febrero 14, 2006

La nueva oposición



La marcha del 23 de enero a la vez se puede considerar éxito y tragedia.

Fue lo primero porque asistió más gente de lo que se esperaba, hubo ánimo y se cumplió en parte el objetivo que era protestar.
Más o menos treinta y cinco mil opositores congregados en Caracas demostrando inconformidad con los resultados del gobierno es mucha gente tomando en cuenta que los partidos del puntofijismo nunca lograron juntar cien mil asistentes aún cuando movilizaban militantes desde todos los estados y tenían el poder que ahora usufructa el comandante Hugo Chávez.

Hasta allí lo positivo porque el problema no estriba en que mucha o poca gente proteste libremente y sin que le paguen por hacerlo, porque razones hay para protestar.

Pero el éxito se trasmuta en amargura cuando se constata que los oradores abrieron la boca y no plantearon nada trascendente.

La mayoría de los líderes que tomaron la palabra expresaron mucha negatividad y falta de propuestas, falals que se trataron de ocultar invocando los mismos mantras de la antipolítica que se vienen escuchando, sin resultados, desde al menos hace cinco años.

Pero, así como hubo asistencia, es justo reconocer que también se notaron las ausencias porque faltaron decenas de miles de personas que antes asistían a este tipo de protestas.

Estas ausencias no significan apoyo al gobierno y si a alguién apoyan los que dejaron de marchar será a una nueva oposición que no se ve porque se está formando.

El venezolano que no cree en socialismos y le teme por igual a los escuálidos demanda algo diferente que no está representado en la vieja oposición que al estilo fariseo despotricó contra los candidatos a Presidente en la marcha del 23 de enero.

Esta vieja oposición, que está llena de candidatos y que hipócritamente se rasga las vestiduras cada vez que alguien de la oposición anuncia su disposición a buscar votos para derrotar al Presidente, no sirve y nunca podrá servir para otra cosa que no sea justificar al oficialismo.

Para mal es una reedición permanente de la extinta Coordinadora y nada más.

Entre esa vieja oposición y el oficialismo no hay tanta distancia como entre ella y la nueva que apenas se está formando como señalan algunos estudios de opinión.

Por eso a menudo unos y otros saltan la talanquera que separa al oficialismo de la vieja oposición, y se reciben con aplausos porque en el fondo se trata de viejos camaradas que nuevamente se juntan.

En cambio la nueva oposición no es puntofijista pero tampoco es pura negación porque en la nueva oposición no nos preocupamos tanto por lo que haga el Presidente como por apoyar el libre mercado, la creación de riqueza y prosperidad para todos.

Por ello en la nueva oposición consideramos este gobierno como la consecuencia de un fracaso, el del socialismo supuestamente democrático, que ya estaba agotado antes de la llegada de Chávez.

La nueva oposición es temática porque quienes la estamos organizando tratamos el desempleo, la pobreza, la inseguridad y la pésima educación que reciben los muchachos.

Es y será una oposición ideológica, intransigente en los principios, pero flexible en lo demás.

Popular pero no populista y sobre todo la nueva oposición agrupa gente con vocación para gobernar, sacrificando intereses personales en pro de mejorar la situación del venezolano.

Esta diferencia es vital ya que la vieja oposición no puede ocultar que su motivación principal es recobrar el poder que perdieron en 1998.

La nueva oposición marchó el 22 de enero pero de eso no se hizo un caso porque en una tarima izquierdista, nostálgica y negativa nada teníamos que hacer.

Habríamos parecido especímenes extraños.


Lea más

miércoles, enero 25, 2006

Muchos temas para una columna: ¡Batiburrillo, como en el siglo XIX!


Esta columna la he escrito varias veces.

En principio me había inspirado en unos datos de Mercosur donde se evidencia que la entrada de Venezuela al grupo en realidad empobreció al mismo en términos de PIB per capita; porque así como la población por el contrario creció un 11 % el PIB solo lo hizo en un más magro 7 % y el PIB per capita decreció en casi 2 % con lo que se demuestra que no somos los ricos entrando a un club de pobres como piensa el presidente Chávez al igual que otros políticos que le precedieron en el cargo.
Luego borré todo lo escrito y me concentré en el mensaje anual del Presidente ante la Asamblea Nacional porque me pareció poco serio que se edite en formato DVD el politizado discurso presidencial sin adjuntar las cifras oficiales que lo sustentan porque de otra manera no hay forma de evaluar cuanto dista lo que dijo el Presidente en la Asamblea Nacional de la realidad que reflejan los números, suponiendo que estos son correctos.

Olvidadas las cuartillas donde expresé lo que pienso se debió hacer y dejarse de hacer en el año pasado me dediqué entonces a opinar sobre otro tema porque en realidad me molestó la posición del cardenal Castillo Lara quien a sus noventa y tantos años quiere emular a los Ayathollas de Irán en un país como Venezuela donde afortunadamente no nos ha dado por quemar herejes porque consideramos que es mejor separar las funciones del Estado de la conciencia religiosa que es asunto de cada ciudadano. Al menos así pensamos los amantes de la libertad personal.

Tampoco me gustó lo escrito para ese momento y dejé a Su Eminencia con el cargo de conciencia de haber provocado que una misa en honor a la Divina Pastora haya terminado en concurso de aplausos y abucheos porque el Cardenal que fue incapaz de poner en su sitio a Blanca Ibáñez cuando podía hacerlo anda ahora metiéndole leña al fuego de la intolerancia.

Por ese entonces había reunido tantos temas en dos cuartillas que decidì titular esta columna como se acostumbraba en la Venezuela del siglo XIX cuando una mezcla periodística se llamaba “Batiburrillo”.

Mezclas periodísticas, que ayer al igual que ahora, por mucho abarcar poco es lo que aprietan, al olvidar quienes las escribimos los verdaderos problemas de la gente por andar discutiendo pequeñas tonterías.

Algo así como darle más importancia a las máquinas capta huellas que a la desertificación de los suelos o a la inmensa cantidad de energía que con relación al consumo nacional se invierte para mantener encendida la refinería de Amuay en un país en el que a pesar de ser exportador de energía hace años que abundan los cortes de luz debido a caídas en el servicio eléctrico.

Así las cosas.


Lea más

martes, enero 24, 2006

Socialismo es prepotente demagogia y creciente pobreza


Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía.

Simón Bolívar

Como poco más que muñecos de ventrílocuo lucen funcionarios electos salidos de partidos de ese “gran elector” cuyas elecciones personales de candidatos afirma votar ciegamente la casi completa masa de aquellos votantes adeptos al mismo. Que algunos no se tomen la molestia de ir a votar en una elección poco reñida y otra sin contendores tiene más de flojera que de otra cosa entre los clientes políticos de la revolución. Conocer el número efectivo de los mismos es posible únicamente cuando la continuidad en el poder del gran elector en persona pareciera estar comprometida realmente por algún evento electoral. Y todo eso que es perfectamente democrático, no por ello deja de ser perverso, aunque no es la perversión de la democracia, por el contrario, es la democracia llevada a sus últimas consecuencias.
Si la parte de los votantes que se autodenomina “consciente y progresista” se limita voluntariamente a votar por quien les mande el caudillo y este se ocupa cada día más de que esos votantes dependan en todo de las dadivas del Estado. Estamos viendo lo que esos mismos “conscientes y progresistas” llamaban “los peores vicios de la cuarta república” llevados hasta sus últimas consecuencias.

Me recordó mucho a Lusinchi y su inolvidable “a mi no me jodes tu” la patanería de un Alcalde Mayor que presume de docente universitario, mientras arremete groseramente a gritos histéricos contra una reportera ¿por disgustarle sus preguntas? en medio de la declaración de emergencia para expropiar viviendas para funcionarios mal pagados y mal dotados (por el mismo que grita dicho sea de paso) parece un escándalo mediático artificial para desviar la atención de la desidia socialista que está en el origen de tal “emergencia”... La crisis del viaducto es la crisis de las viviendas de esos funcionarios. Y será mucho más hasta que solucione realmente. Así que a falta de resultados en las eternas promesas de “vida digna para todos” del socialismo (promesa cuyo cumplimiento histórico ha sido inversamente proporcional al grado de socialismo) se apela al escándalo. ¿O el doble funcionario tiene la mismas costumbres de camorrero de botiquín de su tristemente celebre Director General? El resultado es el mismo. Pero no por eso hay que dejar por ridícula la propuesta de regular el precio del metro cuadrado de construcción de viviendas. Que ha subido en el mercado secundario porque el propio gobierno intervino a favor de los compradores en el costo financiero de los créditos incrementando con ello la demanda... sin que se incremente la oferta más rápidamente en el tipo de inversión políticamente sensible en que el mismo gobierno se empeña en transformar la construcción de viviendas.

Como si estuviéramos de regreso en el ´45 o el ´58, la comparación maniquea entre los ricos que usan terrenos para jugar golf y los pobres que carecen de vivienda digna es el tipo de argumento sobre el que se montaron las invasiones de terrenos propiedad de enemigos políticos de los gobiernos adecos. Son los argumentos sobre los que se construyeron esos barrios que hoy se deben desalojar a la carrera por la imprevisión socialista de ayer y hoy. ¿Cómo no colapsarían las más pobres viviendas construidas en terrenos inestables sin que sus habitantes tengan posibilidad de mudarse por si mismos, sí llegó a quedar inutilizable un viaducto crítico para la capital sin que los socialistas de siete años en el poder (ni los que le precedieron por décadas) tuvieran los recursos para construir una vía alterna antes de la prevista crisis? Ahora, la diferencia entre las invasiones ilegales y las expropiaciones ajustadas a la “legalidad revolucionaria” no sería mucha si se llegasen a cumplir las promesas a los invasores. Unos funcionarios ocupan las viviendas previo inicio de los tramites de expropiación (no finalización sino inicio, lo que es más que un detalle sutil) mientras los invasores ilegales aspiran que su ocupación conduzca al poder público a “negociar” la expropiación y entrega de las viviendas a sus familias. Posiblemente porque así se los prometieron, directa o indirectamente, quienes detentan el poder público.

El problema es que ni los mal pagados funcionarios, ni los empobrecidos y manipulados invasores tienen ingresos para comprar una vivienda. Y ni las canchas de golf que amenaza el Alcalde Mayor de Caracas, ni el sacar a los militares de las muchísimas más hectáreas de Fuerte Tiuna para construir viviendas como propuso el opositor candidato presidencial Borges solucionan ese importante asunto. Que no es tanto la falta de viviendas en una sobre poblada capital, como la falta de capital de los aspirantes a nuevos propietarios de vivienda que la origina, siendo ambas causadas por décadas de socialismo creciente. La gritería del Alcalde como el más modulado discurso presidencial apelan a la envidia de la riqueza. Envidia diligentemente cultivada por todo poder político que aspire a ser absoluto y sus bien pagados sicarios intelectuales y religiosos por centurias.

La mentira que se oculta tras esto no es tanto que tengamos un presidente diciéndonos que no debemos “vivir como ricos” mientras disfruta de algunos lujos propios de un jeque. Ni el evidente despliegue del lujo y riqueza inexplicables que ya es característico de los socialistas del siglo XXI. La gran mentira es que “no todos podríamos vivir como ricos”: Hace poco más de un siglo el agua corriente y las pocetas eran un lujo al alcance de unos escasos privilegiados... y antes que eso se escandalizaban los curas porque algún príncipe usara ¡un tenedor! pues desde los nobles hasta los pobres comían con la mano. Del el cepillo de dientes al automóvil, pasando por el jabón y los zapatos de cuero, casi todo lo que hoy es masivo al punto que nadie lo relaciona ya con la riqueza, ha sido un lujo escandaloso en algún momento. Y lujo de pocos hubiera seguido siendo sin el capitalismo moderno que ha logrado que hoy casi todos vivan, en relación con lo que más importa, mucho mejor que los más ricos del pasado.

Mientras más capitalista es una nación menos pobres son sus pobres. Pero mientras más capitalista es una nación más ricos serán “sus” ricos... y menos poderosos serán sus políticos ante su propia población. Dos detalles que disgustan a la mayoría de políticos e intelectuales con aspiraciones señoriales disfrazadas. Hoy la mayor causa de pobreza, miseria y corrupción en el mundo es el socialismo. Ha tomado casi por completo el relevo del antiguo régimen en eso y al asentarse en el poder lo ha superado con ventaja, tanto en la crueldad criminal y el empobrecimiento material y moral de sus súbditos como en los escandalosos lujos de sus privilegiados gobernantes

En Venezuela alguna vez se construyeron viviendas para alquilarlas como negocio y la competencia mantenía alquileres accesibles para la inmensa mayoría de la población en un país cuyo ingreso per capita estaba en constante aumentó... Llegó el socialismo puntofijista con la regulación de alquileres, y hoy tenemos el metro cuadrado de alquiler más alto de lo que jamás se pudo soñar... pero ni aún así sería negocio construir viviendas para alquiler. Que lo mismo nos pase a la larga con la construcción de viviendas para venta no debería extrañarnos. A lo largo de los ya casi 50 años en que ha desgobernado Venezuela, el socialismo se ha repetido siempre, proponiendo como solución de los fracasos resultantes de ponerlo en práctica, más y más radicalizado socialismo. Que es tanto como pretender curar el envenenamiento haciendo pasar dosis crecientes de veneno por medicina. Disfrazar ahora el veneno de medicina de nuevo es natural en el socialismo que gobierna. Pretender lo mismo desde la oposición únicamente puede ser calificado de locura. No es tanto como el sonsonete de propaganda de las viejas contramarchas “Chávez los tiene locos”. Porque lo que tienen locos a socialistas “opositorpes” venezolanos en su desesperación por negar el socialismo de Chávez para afirmar el propio... es que todos los dirigentes internacionales reconocidos del socialismo en el mundo, desde el dictador vitalicio de La Habana, pasando por los electos presidentes de países como Argentina, Brasil o Bolivia, hasta los jefes de los partidos socialistas de la vieja Europa y los máximos representantes de la hipócritamente multimillonaria y comprobadamente mercenaria izquierda radical de los EE.UU. conocen y reconocen a Chávez como el líder único del socialismo en Venezuela... y su primer portaestandarte continental. A ellos en cambio los ven como una curiosidad folclórica o un anacronismo declinante. Según sea el caso. Eso, que por lo demás es una muy acertada percepción de la realidad, es lo que los tiene locos.

El socialismo es una enfermedad de la civilización. La cura verdadera de esa enfermedad en nuestro caso está en una verdadera alternativa ideológica, y política al socialismo, la alternativa del capitalismo popular que transfiera efectivamente los activos mercantiles que el socialismo ha concentrado en el Estado directamente y universalmente a la población, acabe de una vez y para siempre con los privilegios de las oligarquías estatistas de ayer y hoy, y limite efectivamente al Estado en poderes, atribuciones y presupuestos. Para el Movimiento Liberal Libertario Resistencia Civil ese es el principio del camino a la prosperidad para todos los que la quieran.


Lea más

lunes, enero 16, 2006

El viaducto se cae pero no debemos confundir los síntomas con la enfermedad.



Dicen que quien madruga agarra “agua clara” pero en el 2006 fue el agua desbordada la que en alianza a varias décadas de imprevisión y los para otros fines imperceptibles coletazos del terremoto en el Zulia, logró inutilizar el viaducto número uno de la Caracas – La Guaira, anticipándose a la llegada de los Reyes, al comienzo del Foro Social Mundial y los cónclaves donde acordarán reglas para que los Sumate Boys o Luís Vicente León elijan los candidatos “unitarios” de la oposición financiada desde el extranjero, neoliberal, cuartorepublicana y mediática.

Por los momentos como era de esperar aumenta el número de ciudadanos que se enfadan, para decirlo en términos corteses, con el gobierno presidido por quien malquerido de chiquito ahora busca enmendar el capote acudiendo al antiguo ardid de trasegar los caminos del mundo prometiendo el oro y el moro a cambio de influencia allende las fronteras patrias que es otra manera de sentirse correspondido si no amado.

Tienen razón estos ciudadanos en su molestia porque los reales del presupuesto no son del Presidente, los gobiernos tienen fines propios y el presupuesto reglas que rigen su correcta utilización, pero, no deben olvidar estos ciudadanos que ni es Hugo Chávez el primer mandatario venezolano que le regala a Bolivia ni son los síntomas lo que se debe combatir sino la enfermedad.

Si por accidente llega a disminuir la andanada de bolserías que a diario ponen a circular locutores y periodistas desde sus espacios mediáticos posiblemente los venezolanos podríamos razonar en sana paz, y la lógica aristotélica diría que un gobierno incapaz de tapar los huecos de sus propias carreteras menos va a pavimentar los caminos rurales en Bolivia o Jamaica.

De todas estas promesas a lo sumo quedarán vivos de uno y otro país que se llenarán los bolsillos construyendo con sobreprecios, a sabiendas que en el extranjero no hay Contraloría que valga, mida o tase la obra ejecutada; aún cuando todos saben que de todas maneras Don Clodosvaldo Russian para tales fines no existe.

Corrupción


Hablo entonces de corrupción que siempre la ha habido porque en Venezuela el estatismo ha sido la norma de los gobiernos, pero que cada vez es más desenfadada y cuya reciente opulencia contrasta con la pobreza del venezolano común.

No se puede olvidar que, exclusiones aparte, en tiempos de Pérez Jiménez había la posibilidad de brindar el Año Nuevo hasta en los más humildes hogares y el empleo no era una preocupación mientras que al paso que vamos el pobre y el desempleado, que casi es lo mismo, no podrán comprar ni en Mercal para no hablar de un estado de justicia que no existe ni en los municipios donde aún manda “la oposición” porque alcaldes y concejales han sido irresponsables con los jueces de paz.

Síntoma no es enfermedad



Pero tampoco se debe confundir el síntoma de la corrupción con la enfermedad del populismo, estatista y socialista que como digo sufre desde hace más de medio siglo un país llamado Venezuela.

Cuando Hugo ofrece lo que no le han pedido los mandatarios que invita o que lo invitan, sigue los pasos del Carlos Andrés Pérez que le regaló un inútil barco a Bolivia –o los del Libertador que donde llegaba montaba fiesta con ganado y caña ajena, jolgorio cuyos gastos al partir el ejército grancolombiano nadie cancelaba- y los del Luís Herrera que financió parte de la guerra centroamericana disfrazando los fondos bélicos como ayuda a la educación. ¡Todos estos gobiernos y gobernantes eran entonces como lo son ahora socialistas!

Hugo no hace otra cosa que seguir al pie de la letra el guión del perfecto gobernante estatista, socialista y colectivista que no es cosa nueva en América Latina y que en gran parte explica la pobreza que abunda por estos lares y que aquí aumenta diga lo que diga el doctor Eljuri.

Entonces el objetivo a cambiar es el sistema y no un Ministro o el Presidente, aún cuando 2006 es un año electoral en el que me distancio de la recomendación de Lampedusa cuando a través del Gattopardo recomienda “cambiar para que nada cambie”.

El problema de Venezuela no es que el dinero se invierta “afuera” como coreando a locutoras desgañitadas y periodistas sifrinos repiten las almas ingenuas.

Nada que ver.

El Producto Bruto per Capita de Venezuela según la modesta calculadora anexada a todo programa Word de Microsoft es de 5. 500 dólares al año.

¿Mucho?

No sea zoquete amigo lector.

Países ricos tienen un per cápita anual que ya ronda los 80. 000 dólares y hasta Singapur pasó hace tiempo la marca de los 35.000 dólares anuales que produce cada ciudadano.

¡Aún invirtiendo en Venezuela todo lo que hoy día da el petróleo, y lo poco que producen los privados porque no hay condiciones para producir y desde el alcalde hasta el Presidente obstaculizan la producción de riquezas, no se podrían sufragar las necesidades acumuladas tras décadas de gobiernos empobrecedores!

¡Allí está la clave y no en el método para elegir la marioneta “unitaria” que varios hilos quieren manejar en el negado caso que llegue la marioneta a la Presidencia de Venezuela!

Para tener un gobierno diferente hay que construir una oposición distinta a la payasada que tenemos porque sin un movimiento que sepa hacia dónde va será imposible cumplir con lo que exige la gente que no es cambiar de gobierno sino que cambie la mala situación y la falta de perspectivas.

No somos “ricos” -esa es la primera premisa de una oposiciòn seria- y para serlo hay que ser nacionalista lo que equivale a construir las bases de una democracia capitalista, popular y liberal, algo que no ha habido en Venezuela y que tampoco tienen en mente los politiqueros venezolanos que viajan al extranjero a buscar fondos para llegar al poder con el compromiso de entregar el futuro gobierno a quienes los fondearon.

Como digo en el supuesto negado que llegue al poder esta “oposición” fondeada desde el extranjero es lícito preguntar a qué intereses van a servir ¿los de los venezolanos o los de los gobiernos extranjeros que los financian? Lo que tampoco significa que por apoyar la integración latinoamericana –política correcta- tengamos que hacer el papel del idiota al que todos lo viven porque saben que está borracho.

Así las cosas.

Ingratitud



Por cierto, en un país signado por las traiciones pienso que el Presidente se debió sentir traicionado cuando los y las beneficiarias de las misiones no salieron a votar en diciembre.

La misma ingratitud que sintieron Bolívar, Páez, Monagas, Guzmán, Castro y Pérez Jiménez antes que C. A. Pérez. Pero, ¿será ingratitud o la prueba histórica de que el populismo tiene sus límites?

Animo que el 2006 apenas comienza.


Lea más

viernes, enero 13, 2006

Poder para el pueblo ... Del socialismo populista al capitalismo popular

En tanto que nuestros compatriotas no adquieran los talentos y virtudes políticas que distinguen a nuestros hermanos del norte, los sistemas enteramente populares, lejos de sernos favorables, temo mucho que vengan a ser nuestra ruina.

Simón Bolívar


De los viejos vicios del estatismo mercantilista que sufrimos desde la colonia hemos pasado directamente a los del estatismo socialista que son espejo contemporáneo de aquellos. Por sistemas populares hemos entendido un vicioso esquema que se limita al “poder” de un pueblo empobrecido de elegir los gobiernos ilimitados de los que dependerá completamente para subsistir. Un sistema enteramente popular, para ser virtuoso, requiere que sea el gobierno el que dependa del pueblo para subsistir. La pobreza del pueblo ante la riqueza del Estado es, hoy como ayer, el origen de los vicios que debemos superar.

El socialismo es el control de los medios de producción por el Estado. Un Estado que hace negocios, es por naturaleza un Estado socialista. Hablar de "Capitalismo de Estado" es una contradicción en términos, si la empresa es "de Estado" no es capitalista, y si es capitalista una actividad mercantil, no es realizada por el Estado. El socialismo democrático es la amalgama de los peores vicios económicos de antiguo régimen con los vicios políticos del populismo más antiguo.

En Venezuela la actividad petrolera es la más importante del país, en términos peso en de PIB y de ingreso fiscal. Un dato es que aproximadamente el 80% de las divisas que ingresan al país son producto, directo e indirecto, de las exportaciones del sector petrolero. El petróleo, como todo lo que está en el subsuelo, es, y ha sido siempre, propiedad exclusiva del Estado venezolano. Herencia que la corona española dejó, en la legislación, para su ex colonia. Una cosa es petróleo, que siempre ha sido del Estado, desde la conquista hasta la fecha, y otra es la industria que lo explote... fue primero privada y nacional, luego privada y mayormente foránea... finalmente exclusivamente Estatal por Ley. Y desde 1999 la constitución bolivariana de Venezuela, prohíbe clara y expresamente que PDVSA sea del pueblo. Sólo puede ser del Estado.

Todo gobierno socialista es populista en proporción directa de lo democrático que sea. El socialismo democrático, además de transferir recursos de la población al Estado, debe redistribuir sobrantes de unos a otros, coincidieron en ello el socialismo adeco y el chavista... los beneficiarios no son los mismos. Los que antes, poco o nada recibían, son la clientela electoral del nuevo socialismo, con lo que los que antes vivían comodante del Estado... poco o nada reciben hoy. Naturalmente odian y envidian a los nuevos beneficiarios.

Para pasar del socialismo al capitalismo hay que quitarle al Estado todos los activos que no están dedicados a sus funciones naturales y dárselos a las personas. Como eso no se ha hecho aún en lugar alguno, aún no hemos pasado del socialismo al capitalismo realmente en sociedad alguna. En Venezuela hay que empezar por el sector petrolero estatal. Transferir la propiedad del subsuelo y de la industria del Estado a la población. Y en el caso de la industria la mejor vía es privatizar PDVSA entregando no menos de la mitad de las acciones directa y gratuitamente a todos y cada uno de los ciudadanos y usar el resto para pagar la deuda pública.

Nada de esto se puede hacer con el actual marco jurídico. Es necesaria cambiarlo radicalmente. Y la propia Constitución estatista define el camino referendario para alcanzar pacíficamente tal objetivo. Mientras tanto hay mucho que se puede hacer. Como ha propuesto Pedro Elías Hernández desde la AC Petróleo Para el Pueblo del estado Aragua, incluso bajo el actual marco jurídico sería posible adelantar como iniciativa popular un proyecto de ley para transferir íntegramente la renta petrolera patrimonial creando un sistema de seguridad social integral, mayormente privado que pese a sus naturales limitaciones, garantizaría benéficos inimaginables en el sistema gubernamental actual. El asunto empezaría, con un proyecto de Ley con los siguientes objetivos:

  1. Transferir directamente para cada venezolano. Desde que cumpla la mayoría de edad, hasta su edad de retiro. En una cuenta individual, de su libre elección, que puede ser un fideicomiso bancario, de seguro, o de otro tipo. Su cuota parte de ese ingreso patrimonial del subsuelo.
  2. Que el 50% de los fondos transferidos a cada cuenta, se acumulen, junto con su rendimiento, capitalizándose individualmente, hasta la edad de retiro. Y luego sean entregados para que el titular decida como los ha de invertir para disponer de una pensión digna.
  3. Que el otro 50% dividido en partes iguales, esté disponible para cada titular, en cupones para ser usados exclusivamente en gastos de salud y educación. Emitidos por las mismas instituciones en que el ciudadano mantenga su cuenta con valores acumulativos capitalizados de los saldos que no se gasten y su rendimiento. Servirían los cupones tanto para sistemas de salud pre-pagada, como de seguros. Según cada cual, individual y voluntariamente lo considere prudente.

Claro que el petróleo es un primer paso. La transición del estatismo al liberalismo es una gran transferencia de poder del Estado a la Población, y requiere la transferencia de todos los activos mercantiles del Estado a la Población tanto para capitalizar una ciudadanía descapitalizada, como para retirar al gobierno de actividades que no son propias de su naturaleza y objetivos. Pero hacer razonablemente eficaz al gobierno en sus funciones naturales requiere limitar más que sus activos. Alberto Mansueti, hoy dirigente de la organización política liberal zuliana Rumbo Propio, resumió la transición integral del socialismo al capitalismo como el logro de tres liberaciones:


  1. En lo político, Gobiernos limitados. Que nos liberan de la posibilidad misma de la tiranía.
  2. En lo económico, mercados libres. Que nos liberan de la pobreza, la arbitrariedad y la dependencia.
  3. En lo social y cultural, instituciones privadas separadas del Estado. Que nos liberan de la imposición del pensamiento único colectivista, el adoctrinamiento y la dominación cultural de quien controle el Estado.

Y en función de estas es que estamos trabajando a largo y ancho del país en el Movimiento Liberal Libertario Resistencia Civil, para la construcción de una verdadera alternativa ideológica, y política democrática al socialismo en Venezuela. Alternativa ideológica seria que complete el espectro ideológico de un país en que todos los partidos son actualmente “de izquierda” y se insultan absurdamente llamándose unos a otros “derecha”. Es una interesante ironía que mientras no exista el contrapeso ideológico como alternativa política de poder real en Venezuela, el proceso del socialismo “del siglo XXI” no será más que “la cuarta república a la quinta potencia” en sus peores aspectos. Un espectro político completo es algo que nunca hemos tenido en Venezuela, es el principio de una democracia seria... y es solo el principio.


Lea más

miércoles, enero 11, 2006

¡El mejor regalo navideño! (de: Henry, para: Hugo)



Como es costumbre en Navidad los poderosos reciben regalos de quienes tienen algo que agradecer.

Por ello no debería causar extrañeza que el Presidente venezolano reciba presentes enviados desde la Argentina, Brasil, Uruguay, Cuba o Paraguay porque la unidad latinoamericana confirma que “amor con hambre no dura”.

Sin embargo me atrevo a especular que ninguno de los presentes que le envíen a Hugo Chávez desde el exterior sea mejor que el madrugonazo que Henry Ramos Allup le propinó a la señora María Corina Machado al convertirse en abstencionista a pocos días de las pasadas elecciones parlamentarias con lo que el jefe adeco pasó a ser el centro de la guerra mediática y evitó que la mandamás de Súmate se autoadjudicara tutoría y jefatura de quienes por múltiples razones no votaron el 4D.

Pero, ¿cuál es el regalo de Henry para Hugo?

Evidentemente nada que se pueda envolver porque una candidatura no cabe en un paquete, ni siquiera las que son eso, unos paquetes.

Pero, ¿candidato Henry Ramos, cómo así, diría un colombiano?

Bien, como podrán observar los lectores, el Secretario General de AD, a quien los medios tenían “ninguneado” mientras a diario recordaban la existencia de otras personalidades menores como el abogado Tulio Alvarez y los Súmate Boys, desde que anunció que se bajaba del carro electoral, pacífico y democrático, aparece en la pantalla de los televisores tan a menudo como el arroz blanco en el plato del pobre.

¡Tanto que ya compite en apariciones con el ciudadano Hugo Chávez porque no hay noticiero sin la presencia del Turquito con traje de candidato, presunción avalada por el hecho de que la chaqueta negra con camisa blanca no se la quita Henry Ramos Allup ni para dormir!

La jugada será estudiada en el futuro por las universidades y es justo decir que Henry demostró tener la astucia y experiencia que dan casi cuatro décadas en el parlamento.

Respecto a esta salida no hay nada que objetar porque en Venezuela Ramos Allup puede inscribirse como candidato en cuanta elección le venga en gana.

Eso sí: Tendrá que ser coherente el candidato y su partido AD –lo que igual vale para todos los que inesperadamente y antes de las parlamentarias se apartaron del camino electoral, pacífico y democrático-.

Porque entonces debe dejar Henry de coquetear ambiguamente con las bufonescas y autoritarias conspiraciones planificadas en Miami que por supuesto no logran derrocar al gobierno de Venezuela al que por el contrario fortalecen al victimizarlo y facilitarle que nunca termine de rendir cuentas ante una ciudadanía que puede tener motivos de malestar pero que tiene más desconfianza ante un gobierno autoritario donde manden unos gorilas teledirigidos desde el extranjero.

Pero es que una candidatura surgida de “primarias” como sugiere el Secretario General de AD –puede ser la de Henry Ramos, pero lo mismo se aplica a otras- de todas maneras será un esfuerzo perdido para la oposición porque para Presidente socialista basta Hugo Chávez y sus amigos del extranjero, y la población nunca podrá entender el galimatías que es vender como solución al presente los males que nos han llevado a donde estamos, pero, como dice el dicho: ¡Cada quien con su Alejandro¡

Por lo demás y a manera de comentario, como muchos venezolanos, estoy sorprendido de que pequeños grupos de mesmerizados, merced del lavado cerebral al que se someten esos ciudadanos voluntariamente, salgan ahora aupando al jefe adeco cuando hace un mes cambiaban el canal las pocas veces que veían a Henry Ramos en la TV y hasta "traidor" lo han llamado en medio de explosiones de intolerancia y bestialidad.

Ignoro que piensan los lectores pero para mi este es el resultado de las volteretas inútiles que se dan cuando se carece de norte, de guía, de ideología y los pasos de la vida los señala el oportunismo.

¡Será que con la cercanía de la Navidad estos grupitos de irracionales que tanto daño le han causado tanto al país como a la propia oposición ahora van a celebrar como los escoceses que por estos días celebran al Abbott Of Unreason entre peas y borracheras!

El dilema nacional no se resuelve en "primarias" como en plan oportunista plantea Ramos Allup que no es tonto ni busca la redención de un pueblo.

¿Qué se puede sacar de torneos donde van a competir los fracasos del pasado con las ambiciones del presente y en los que los medios decidirán quien va a ganar? porque locutores y periodistas -algunos, no todos, obvio- llevan años culpando de todo lo malo que sucede a los partidos mientras que los directivos de estas añosas organizaciones siguen la pauta diaria del escándalo mediático porque no tienen nada que decir ante un país que necesita una oposición patriótica.

Para los millones de pobres que hoy día hay en Venezuela a pesar de la bonanza petrolera, y la pobreza acumulada sigue siendo el principal problema de este país que se cree rico, solo puede funcionar y constituir la esperanza de la gente un gobierno diseñado y dedicado a impulsar programas que aumenten la riqueza, basados en el capitalismo liberal:

Algo que nunca ha existido en Venezuela porque los cogollos no lo han permitido y a lo único que le temen adecos, chavistas y oportunistas.


Lea más

lunes, enero 09, 2006

Sin otra oposición no habrá otro gobierno


Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad.

Simón Bolívar


Es curioso como un gobierno al que la astuta movida adeca del retiro de candidaturas dejó con un “ojo morado” se sigue golpeando él mismo ese moretón. Que no otra cosa son las amenazas ejecutivas de ilegalización de los partidos que retiraron las candidaturas, el declarado deseo de implementar nuevamente la cuarta republicana obligatoriedad legal del voto. Y una “adicción” de “conspiraciones magnicidas” tan grande que si no las arma la más torpe oposición militarista las inventan los adictos. Pueden “arrancarse el ojo” por ese camino. No falta quien estaría feliz tuerto, si ve ciego al que envidia. Y la envidia es el combustible real del socialismo... de Platón a la fecha.

Pero en la Venezuela del siglo XXI el problema que significa para el gobernante una Asamblea en que la totalidad de los diputados son tan socialistas como fieles seguidores del Presidente de la Republica. Asamblea electa efectivamente por poco más del 15% de los votantes inscritos (únicamente a ese efecto hay que restar la abstención, el alto número de votos intencionalmente nulos y los de los candidatos opositores que manteniéndose no resultaron electos) Sería manejable para políticos entendieran que están en el poder por haber ganado elecciones, no como producto de una revolución. Y no es ese el caso actualmente.

Como quienes nos gobiernan se empeñan en creer que están rehaciendo las revoluciones socialistas del siglo pasado ¡sienten! que requieren del control absoluto del aparato del Estado para intentar el imposible de cambiar por fuerza la naturaleza misma de la especie humana, según los dictados que su supremo caudillo ordene y mande... al costo de miseria, muerte y destrucción. Eso, no otra cosa, han sido y siguen siendo todas las revoluciones socialistas. Mientras como gobernantes electos requieren de representatividad democrática opositora en instancias del mismo Estado. Cosas mutuamente excluyentes en cuya reconciliación “nuestros” socialistas del siglo XXI, a las primeras de cambio, no “dan pie con bola” en el truco que estabilizó por décadas al socialismo adeco que los precedió.

Por el lado del socialismo opositor, la cosa no está menos complicada. Una cosa fue robarle el “show” de asumirse jefes de la totalidad del abstencionismo al partido del anti-partidismo y su candidata proconsular Maria Corina Machado, disparando por mampuesto contra la candidatura de Julio Borges, cosa que escalarán en la medida que se caliente la rebatiña por la candidatura “unitaria” del 2006. Y otra muy diferente que la abrumadora mayoría de los abstencionistas, no sean seguidores, ni del socialismo puntofijista (temprano o tardío) ni del oportunismo proconsular de la seudo sociedad civil... así que la mayoría real del país, en realidad no es ni chavista... ni escuálida. Y únicamente por un menguando publico escuálido se limitan a luchar ahora los partidos puntofijistas, afines disfraces de “outsiders” y las aspirantas a proconsulas.

Mientras tanto... el verdadero problema sigue siendo el socialismo. Tanto el “moderado” que nos empobreció antes, como el “radical” que nos empobrece hoy. Ni uno ni otro socialismo nos conducirán a la prosperidad jamás. Y en Venezuela el chavismo será el mejor, más numeroso y más legitimo representante del socialismo... así que por décadas será imposible derrotarlo con “otro” socialismo.

Seguimos necesitando la construcción de una verdadera alternativa política contraria al socialismo populista. Los desunidos y enfrentados candidatos de “la unidad” desperdiciarán, todos y cada una, la posibilidad de representar una verdadera alternativa ideológica al socialismo misionero. Sin entender que más de la mitad del país rechaza lo que tienen en común cuarta y quinta: el populismo socialista del pan para hoy que están altos los pecios del petróleo... y hambre para mañana cuando eventualmente bajen. Y me temo que en tal escenario el socialismo misionero logrará “la mayor de las minorías votantes” abusando groseramente de los recursos del Estado para fines partidistas, empleando nuevas “listas de Tascón”, reprimiendo... o haciendo lo que tenga que hacer. Pero únicamente mientras sigamos teniendo una oposición política incapaz de entender cuatro cosas:

  1. Que es imposible para el socialismo no ser populista con un escenario de lucha electoral. Y que entre los populistas ganará el más auténticamente populista.

  2. Que lo contrario del socialismo populista es el capitalismo popular... no “otro” socialismo, ni la seudo sociedad civil y sus politiquerías proconsulares.

  3. Que la mayoría de las fortunas (no todas por fortuna) de la Venezuela de cuarta y quinta han crecido sin conocer la competencia, al amparo del privilegio gubernamental de ayer y hoy. Con lo que temen más al capitalismo popular que al castro-comunismo.

  4. Que la mayoría que rechaza todos los políticos socialistas y afines, de lado y lado, NO conoce aún una alternativa que represente algo tan radicalmente diferente y tan orientada a sus legítimos intereses, como para superar apatía y rechazo. Y que al conocerla no la adoptarán por “iluminación instantánea” sino como resultado de un trabajo político serio y largo.



Construir el capitalismo popular en Venezuela empieza con un verdadero un tercer polo político, que finalmente equilibre una democracia seria con un espectro político completo. Un movimiento que derrote democráticamente al socialismo misionero, pasando por encima de su espejo del pasado... y su espejito proconsular Ni socialismo ni golpismo alguno son solución porque combatir “el fuego con fuego” lo único que deja es “tierra quemada”. El problema es que tenemos un gobierno socialista tan malo que llega a ser “la cuarta república a la quinta potencia” y una oposición socialista tan mala que es incapaz de derrotarlo en buena lid. Para llegar a tener otro gobierno primero necesitamos otra oposición. Una que defienda las ideas contrarias de las del gobierno sin temor. Y eso es solo el principio.


Lea más

viernes, enero 06, 2006

Gobierno y oposición se llenan de “repetidores de mantras”: ¡Que se vayan todos!



En las recientes elecciones triunfaron los electos aún con menguada votación porque fueron más los que se abstuvieron, como diría el señor Perogrullo, pero también se salieron con la suya repetidores de mantras de uno y otro bando.

Así vemos como coronaron sus objetivos quienes por un lado afirman y repiten como loros estar protagonizando una “Revolución”, creyendo equivocadamente ser émulos de los barbudos de Fidel Castro o de los chinitos que entraron a Beijing junto con Mao Tse Tung en 1949, luego de la “Larga Marcha”, en vez de ser un Presidente y ahora 167 diputados ganadores de elecciones tan burguesas y republicanas como las que ganaron los presidentes Bush o Uribe.

Pero esos loros “revolucionarios” que repiten mantras tales como “contraloría social” o “plusvalía” cada vez que los conocimientos acumulados no les permiten dar una explicación racional a los disparates que proponen no son los únicos que alcanzaron sus metas en las parlamentarias.

En el otro bando, a pesar de que gracias a las andanzas de la señora María Corina Machado no quedó “títere con cabeza” en la Asamblea Nacional que se estrena el 23 de enero, hubo también “triunfadores” y no me refiero a los millones de venezolanos que se abstuvieron de votar sino a quienes usaron los medios para aupar la antipolítica y la eutanasia de los partidos y que también repiten mantras como si fueran verdades absolutas.

Me refiero a la misma gente que en el pasado inventó que Pedro Carmona fue víctima de un “vacío de poder”, los que alargaron el paro petrolero a sabiendas del daño que estaban haciendo y que después hicieron creer que el revocatorio se ganaba substituyendo ideología y programas con la repetición de sandeces en los medios radioeléctricos.

Es la gente que el domingo llamó a la abstención sin tener nada preparado.

Son los que firmaron con la OEA un documento en el que se comprometían a ir a las elecciones si el CNE eliminaba las “capta huellas” para después desconocer el compromiso sin importarles para nada la palabra empeñada. Los que se dejaron bozalear por irresponsables que predican la antipolítica desde sus cómodas posiciones en los medios de comunicación.

Son los mismos que llamaban a “unidad” desde un comando que supuestamente presidía Enrique Mendoza y que sin embargo ni siquiera tuvieron la delicadeza de consultar con sus socios a la hora de bajarse uno por uno y a la desbandada del carro electoral a pocos días de unas elecciones que merecidamente iban a perder por paliza.

Bajada de carro que les permitió a estos saltinbanquis matar dos pájaros con una misma piedra porque sabiéndose derrotados evitaron contarse pero también madrugaron antes del conteo de votos a los SUMATE Boys que habían preparado el ungimiento de María Corina como “madrina de la abstención” y candidata de la “unidad” para el día lunes porque días antes Henry Ramos les robó el show.

Como venimos diciendo en RESISTENCIA CIVIL el socialismo no funciona como remedio para un país empobrecido; pero menos recomendable sería que los medios sigan aupando esta corte de los milagros que se autodenomina “oposición” y que lleva siete años dilapidando todo el capital político que algunos vivos le han entregado para que lo administren porque botaron los casi tres millones de votos que logró Salas Romer, la misma suma que consiguió Arias Cárdenas, los cuatro millones que nos contaron en el Revocatorio etc.

O se entiende que ante el socialismo del Presidente solo pueden ser exitosas las ideas del capitalismo popular o de tumbo en tumbo, de mentiras en mentiras, seguiremos empobreciendo al país hasta el 2030 porque con estos repetidores de mantras, verdaderas plagas, no se puede avanzar un milímetro.

Una receta sana sería rezar para que se vayan todos.


Lea más

lunes, enero 02, 2006

Hoy aún menos que ayer: ¡Más de medio país carece de representantes!


Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.

Simón Bolívar


Pensándolo muy bien, no ha cambiando mucho la composición ideológica del parlamento. Lo que tenemos no carece de legitimidad o de legalidad, carece de representatividad... apenas representa una minoría. Pero sí los partidos que se retiraron de la elección hubieran permanecido... la abstención hubiera sido poco más de 50% y en lugar de una, tendríamos dos minorías representadas. E igualmente más de la mitad del país sin representación parlamentaria alguna. Con un espectro político incompleto, una población que está rechazando el socialismo, no estaba realmente representada en el Parlamento de ayer, lo estará menos en el de hoy... y no lo hubiera estado de forma alguna por los partidos que se retiraron, ni por la seudo sociedad civil que pretende sustituirlos sin hacer trabajo político alguno. Ese es el verdadero problema.

La polarización ideológica que había evitado hábilmente el punto fijismo, fue conscientemente impulsada por ciudadano presidente y caudillo único del socialismo del siglo XXI... Y está dejando en evidencia que más de la mitad no quiere socialismo alguno, no tiene representación política alguna y se tiene que elegir entre dos males... o no elegir. Ese es un serio problema político. Que no hay una verdadera alternativa política e ideológica al socialismo organizada en un gran partido nacional en Venezuela... que todos los partidos se declaran socialistas o izquierdistas de una u otra forma. Y que en impedir que surja una representación política real de los que carecen de ella, coinciden todos, desde los aventureros proconsulares mercantilistas de doña Maria Corina, pasando por los viejos partidos del punto fijismo y sus recientes desprendimientos indefinidos, al socialismo misionero del ciudadano presidente que ha ocupado y asumido las bases y el espacio político de unos viejos partidos no menos socialistas.

Vemos al Presidente del monocolor parlamento inventándose explicaciones casi esotéricas para sacarse de la manga la “pluralidad” y el “debate” de un parlamento en que un partido oficial del presidente tiene dos tercios de los diputados, el resto de los partidos presentes también claman ser seguidores fieles y obedientes del presidente... con lo que el 100% de los diputados son incondicionales en la adoración perpetua del presidente y jefe único de su revolución. Se preocupan los socialistas del siglo XXI con su 100% de “representación” parlamentaria, del escuálido número de votos que a tal representación los condujo. Saben muy bien que cualquier tipo de “debate” en semejante cámara será visto como lo que es... un teatro para una galería que no se traga el cuento. Nada nuevo a la sombra. Lo nuevo es que quedó demasiado al sol la cosa. Y ahora los actores de tres farsas paralelas, escenificadas al mismo tiempo en un mismo escenario, coincidirán desde dentro y fuera del parlamento, en querer tapar el sol con un dedo... cada cual con su propio dedo.

El problema de esa oposición socialista “moderada” ideológicamente inconsistente, fue que perdió casi completamente su previamente menguada base de apoyo electoral. Pero no ante el gobierno, fue ante la campaña anti-política de medios de comunicación y ONG´s que veían a la presidenta de SÚMATE como “jefa suprema” (virtual claro está) de una oposición seudo unificada al siguiente día de que la oposición socialista agrupada en partidos políticos se viera reducida a su mínima expresión en votos y representación parlamentaria.

Los oficialistas, ante ese espectáculo, se durmieron en los laureles del jefe... el uso del presidente en funciones en la campaña de cada candidato, y el abuso del poder del Estado en todas las formas imaginables. No se esforzaron mucho porque su enemigo estaba derrotado de ante-mano, no por ellos, como por esa otra oposición desarticulada, carente de organización, incapaz de actuar electoralmente con efectividad, pero abundante de millones e influencia comunicacional, que se auto-denomina “sociedad civil”. A esa la pensaban derrotar nuevamente la campaña presidencial, con un poquito más de esfuerzo, pero tampoco demasiado... ya que había visto claramente su incapacidad de soñar siquiera con armar una maquinaria electoral como las que en su momento montara “el caudillo Alfaro”... cosa que si aprendieron estos adecos rojos seguidores del caudillo único del socialismo del siglo XXI..

Como los partidos pre-derrotados no “siguieron el guión” y se retiraron del juego al último momento. No dejaron en evidencia su debilidad extrema. La presidenta de SÚMATE no pudo declarase jefa suprema de nada... y los dormidos candidatos revolucionarios se encontraron con que para su obra de teatro parlamentario el guión que tenían ya no sirve. Tienen que inventarse otro a la carrera. Y ese siguiente paso realmente no saben como darlo. Por eso necesitan conspiraciones y amenazas. Sí la incapaz seudo-sociedad civil no se los monta para fortalecerlos y legitimarlos... los tendrán que inventar ellos mismos.

Ahora están tan confundidos por el cambio de escenarios, como desconectados han estado siempre de los verdaderos problemas de una población, que han empobrecido y manipulado con las mentiras del socialismo de ayer y hoy. Los partidos huyeron “hacia adelante” y no tiene un siguiente paso. La virtual jefa suprema de la seudo sociedad civil perdió su victoria sobre los partidos opositores, y no tiene siguiente paso. Los del gobierno fueron sorprendidos enchinchorrados esperando que anti-partidismo proconsular les regalaba una victoria fácil. Nadie tiene siguiente paso planeado en la comedia. Pero seguirán caminado todos. Al fin de cuentas, el costo sus errores lo pagan otros.

Tras décadas de campañas anti-partidos en favor de una desgraciadamente fantasmagórica “sociedad civil”. En lugar de sustituir partidos políticos malos por partidos políticos buenos. Logramos una oposición que carece realmente de partidos políticos organizados, disciplinados e ideológicamente coherentes. Y con ello carece tal oposición de las “maquinarias políticas” capaces de movilizar y defender todos y cada uno de sus votos en cualquier escenario. Siendo que SÚMATE, la ONG que asumió sustituir tales maquinarias partidistas, fracasó estrepitosa y escandalosamente en el empeño durante el referéndum revocatorio, pero sigue siendo razonablemente exitosa en impedir que se le responsabilice por las consecuencias de su irresponsabilidad, impericia, arrogancia, torpeza y falsedad. Si llegase a lograr lo que, por ahora, la huida hacia adelante de los partidos socialistas opositores le arrancó de las manos, tendríamos el fracaso anunciado de una candidatura presidencial abiertamente proconsular... Cosa sospechosamente a la medida del interés del socialismo misionero.

Para quien se considere socialista, es el día de “asumir lo que el socialismo fue, es y será en Venezuela” pues los que realmente se comprometieron hoy en adelantar tal despropósito empobrecedor en nuestro país, son hoy quienes están hoy gobernando. Mientras que para quienes se consideren opositores al despropósito en nombre del que se nos ha gobernado por siete años, es el día de entender que esto no ha sido, ni será, más que la inevitable consecuencia del no menos socialista despropósito de los 40 años anteriores. Pero sobre todo, es el día de abandonar los mitos, la incoherencia, el aventurerismo y la inconsistencia, para comprometerse seriamente en la construcción de un movimiento político liberal unificado en torno al programa de transición del socialismo al capitalismo popular, que únicamente puede empezar con la transferencia directa de los activos del Estado hacia la población. Y es nuestra única salida.


Lea más

jueves, diciembre 08, 2005

Si el gobierno domina la Asamblea no se queje: ¡Dele las gracias a María Corina!




En Venezuela no hubo ni habrá campaña electoral para diputados tal como enseñan las escuelas de Estudios Políticos, y aún cuando el voto en la Bicha es una opción ciudadana y no una imposición constitucional, no faltarán quienes una vez contados los votos comiencen desde los medios una competencia ineficiente y fraudulenta contra gaitas y aguinaldos buscando adjudicarse la representación de los abstencionistas que según soplan los vientos van a ser la primera mayoría.



Para esa eventualidad del “día después” la gente debe estar informada de los engaños y trampas que están armando los padrinos y madrinas de la abstención, a riesgo de que la ciudadanía pase la Navidad y el resto del 2006, que es un año electoral, de escándalo en escándalo, como el 2005, sin posibilidad de subir el tono del debate porque no lo dejan quienes se han tomado para sí la representación de eso que llaman "la opinión pública".



A consecuencia de las andanzas insinceras de algunos medios y periodistas, de políticos fracasados, de saltimbanquis y sobre todo de María Corina Machado, el 2005 termina sin que se haya podido debatir entre socialismo, capitalismo liberal y popular, y el mejurje que había en la Cuarta y que existe en la Quinta, que no es ni lo uno ni lo otro, y la gente sometida al mayor lavado cerebral que país alguno ha visto seguirá creyendo que es más importante debatir la inmortalidad de la capta huellas que el futuro del país porque llevamos años devariando.



Gracias a la superficialidad del debate político en Venezuela nadie sabe que rayos prometieron ayer los concejales para ser electos, ahora los diputados que vamos a alejir y mañana tampoco faltará gente que ignore que propone la oposición que sea distinto a la oferta edl gobierno y que sirva para enfrentar al socialismo del siglo XXI que el Presidente ofrece para ser reelecto el año entrante.



PADRINOS Y MADRINAS DE LA ABSTENCION:



A ese respecto es de notar que al Ejecutivo le interesa cierto grado de abstención para que dejen de votar los opositores y dominar la Asamblea, pero no hasta el punto que la democracia parezca velorio sin dolientes.



Previendo una situación similar el Presidente Chávez escogió su contrincante como don Rómulo Betancourt escogió en los años sesesnta a don Rafael Caldera como sparring.



En otra oportunidad hablaremos de eso, pero decía que la abstención tiene otros hinchas además del gobierno: Se trata de periodistas y locutoras que han olvidado su papel y siguen jugando –muy mal por cierto- al rol de los partidos desde sus cómodos espacios de la radio o la TV donde no hay nada que proponer como no sea un escándalo cada semana, de vetustos y nuevos políticos que lamentablemente tampoco tienen nada que ofrecer para el venezolano que sufre, salvo su charlatanería, y ONG´s que engañan intentando presentarse como “neutrales” frente al hecho electoral cuando son mamparas diseñadas en el extranjero para sabotear toda elección que sus integrantes no puedan ganar.



Jugando ese papel corre desprendida, pero no sola, la dueña de Súmate.



CUANDO EL DEPARTAMENTO DE ESTADO COCINA PRESIDENCIAS



Como es sabido entre el tira encoge del “yo me burlo de ti pero le doy el lomito petrolero a tus trasnacionales” y el “Para obtener reconocimiento debes convertirte en nuestro títere” que han signado las relaciones entre Miraflores y la Casa Blanca durante el gobierno de Hugo Chávez, han pasado años de pugna estéril y golpes de opereta.



Pero, por encima de estas y otras consideraciones hay un hecho y es que por una parte el gobierno estadounidense le rinde culto a las “recetas” y por otra el que para desgracia de un pueblo que solo podrá progresar siendo libre y soberano en sus decisiones, y racional en el momento de definir sus intereses, frente a un Hugo Chávez vencedor de una “oposición” disparatada y que no propone nada a cambio del socialismo y el pajarobravismo… no faltan venezolanos -y venezolanas- que en vez de apoyar por el camino del medio al capitalismo liberal –que no ha existido en Venezuela y que es la salida a los problemas del país-, posición a la cual los hemos llamado desde RESISTENCIA CIVIL; prefieren el camino fácil de apoyar la política del escándalo semanal tal vez porque en el fondo no tienen nada que ofrecer salvo el "Quítate tu, para ponerme yo", posición que de todas maneras le sirve a los intereses del Departamento de Estado.



¡Que lástima porque nunca será libre y próspero un país cuyos líderes se han ofrecido en venta al gobierno de un país extraño!



Y no se trata que en Washington busquen un émulo de don Armando Scannone, para sazonar innovando sus jugadas políticas porque en el reino de las recetas que es el Departamento de Estado, así como en todos los “Dias de Acción de Gracia” se come pavo en los Estados Unidos, asímismo en cada cambio de gobierno que sigue a una desestabilización programada en USA viene empaquetada una dama producto de “la receta”.



Puede ser anciana, doméstica y honorable como en Nicaragua fue la señora Chamorro o algo más joven y aguerrida como la viuda Aquino en Filipinas, todas un fracaso a la larga porque en Nicaragua vuelve a la vida el bárbaro de Daniel Ortega y en Filipinas hasta la señora Marcos -la que colecciona miles de zapatos- logró un “segundo debut”, pero, como digo siempre la receta gringa trae una mujer y a Venezuela los planificadores del Departamento de Estado nos asignan, además del sexo de la Presidenta, el que la escogida tenga algo que recuerde las reinas de belleza porque supuestamente los venezolanos no aguantamos una pedida siempre que venga acompañada de piernas bonitas.



Ojo: Nada nuevo porque el experimento comenzó –y fracasó- con Irene Sáez.



EL DIA DESPUÉS:



Por lo pronto la jefa de Sumate no pierde tiempo buscando hipócritamente que la abstención aumente como si en Venezuela eso fuese un factor deslegitimante con una Constitución que no impone el voto como un deber.



El cinco de diciembre amanecerá María Corina Machado Parisca anunciándose como “madrina de la abstención" y supuesta jefa única de “la oposición” porque así lo exige la receta.



Los actores mediáticos que participan en la maldad le seguirán el juego al tiempo que algunos cobran en la esquina de Carmelitas por el favor prestado porque saben muy bien que esa es la mejor manera de atornilar al comandante Presidente hasta el 2030 si le viene en gana.



María Corina de todas maneras tendrá competidoras porque otras damas curtidas en las luchas opositoras la ven jojota para ser jefa y se presentarán como otras posibles "madrinas de la abstención".



Y en cuanto a los insulsos precandidatos del sexo masculino no les quedará más remedio que caerle a piedras a Julio Borges -el que tiene más puntos en las encuestas- para culparlo de una derrota que ellos mismos se buscaron desde el comienzo del drama cuando buscaron reeditar la extinta Coordinadora hasta con Enrique Mendoza como maestro de ceremonias.



Otro día les explicaré el ¿qué buscan? los presidenciables masculinos con este comportamiento anunciado.


Lea más

No es votar o no votar ... ¡Es por que y por quien votar!


En el orden de las vicisitudes humanas
no es siempre la mayoría de la masa física la que decide,
sino que es la superioridad de la fuerza moral
la que inclina hacia sí la balanza política.

Simón Bolívar



Lo he dicho y lo repetiré cuantas veces sea necesario: Sí hemos sufrido una oposición parlamentaria que promueve leyes tan cubanizadoras como la de Trabajo Comunitario del Estudiante Universitario, poco importaría realmente ver menos de un tercio de diputados opositores... sí que fueran realmente opositores al socialismo, que es lo que el gobierno adelanta. Porque ante una oposición inconsistente, el socialismo consistente y unificado del gobierno avanza con relativa facilidad. Le podría derrotar una verdadera alternativa ideológica liberal organizada en un movimiento político moderno. Y en lo inmediato necesitaríamos diputados capaces de proponer el capitalismo popular, que es el único rumbo a la prosperidad en Venezuela. O al menos de oponerse al socialismo misionero “de hecho y con sus votos” sin “quitarle el trabajo” a los legisladores del socialismo del siglo XXI.



Entre todos los candidatos a la Asamblea, que pudiéramos calificar de “no chavistas” encuentro únicamente un candidato a diputado pública y notoriamente partidario del capitalismo popular: Pedro Elías Hernández, en el Estado Aragua. Pero no por eso creo que sea inevitable abstenerse en otros estados, pues en el resto del país hay candidatos que califican como políticos medianamente serios y razonablemente capaces de desarrollar algún grado de oposición práctica al socialismo misionero. Algunos son aspirantes a la reelección y otros aspiran a sustituir las vergüenzas parlamentarias –disfrazadas o no de novedad- de la oposición socialista inconsistente compuesta por corruptas excrecencias del superado y moribundo socialismo adeco y sus seudo-aristocrática periferia izquierdista. De esos últimos hay en todos los partidos, de gobierno y oposición.



Por eso se impone la necesidad de votar con lupa y conocimiento de causa en ambos bandos realmente, por un mínimo de seriedad en sus respectivos representantes. Y para los liberales, por una oposición ideológica real, hasta donde ello es posible hoy. Porque tras la propaganda abstencionista y aventurera, además de la estolidez mental de los tontos útiles que la siguen -y más de una “mano peluda” del propio socialismo del siglo XXI que inteligentemente “se hace” de una “oposición” a su medida, de una u otra forma- lo peor que se esconde es la ambición de saqueo y dominio desde el gobierno, de sinvergüenzas aún peores que los del pasado y el presente. Hay que votar sabiendo muy bien, por que y por quien ¡examinado con lupa!



Y hay que asumir que tras décadas de campañas anti-partidos en favor de una desgraciadamente fantasmagórica “sociedad civil”. En lugar de sustituir partidos políticos malos por partidos políticos buenos. Logramos una oposición que carece realmente de partidos políticos organizados, disciplinados e ideológicamente coherentes. Y con ello carece tal oposición de las “maquinarias políticas” capaces de movilizar y defender todos y cada uno de sus votos en cualquier escenario. Siendo que SUMATE la ONG que asumió sustituir tales maquinarias partidistas, fracaso estrepitosa y escandalosomante en el empeño, pero sigue siendo razonablemente exitosa en impedir que se le responsabilice por las consecuencias de su irresponsabilidad, impericia, arrogancia, torpeza y falsedad. Y ahora hace campaña solapada por la abstención, por segunda vez, para intentar mañana “capitalizar” tal abstención en el fracaso anunciado de una candidatura presidencial abiertamente proconsular... Cosa sospechosamente a la medida del interés del socialismo misionero. Pero no atribuiré a la astucia política oculta, lo que la estupidez política abierta explica perfectamente.



El futuro de la patria podría depender de sacar de sus sueños de opio a muchos de los que realmente han creído que un retiro de la totalidad de las candidaturas “no chavistas” tendría otro resultado que la confusión de un oficilismo con capacidad de reacción lenta pero a nivel -en la “comunidad internacional”, que uno que otro “saludo a la bandera” y una ¡global! carcajada de la clase política del planeta- local lo más imporante al final sería que, con un mínimo de inteligencia oficilista lograrían como resultado real, que el “espacio político” de la oposición sea rápida y casi irreversiblemente asumido por partidos como UPV y Tupamaros... y el día menos pensado veamos a Lina Ron y Hugo Chávez, presentándonos un “remake” “del siglo XXI” de la película que protagonizaron en su momento Rafael Caldera y Rómulo Betancourt.



Pero depende aún más de la organización política nacional capaz de diseminar la doctrina y programa del capitalismo popular entre quienes al final prefirieron no votar, ni por unos ni por otros... no tanto por asuntos de capta-huellas retiradas -o escrutinios manuales que sin maquinaria política retrocederían el esquema de las trampas a la época de un rudimentario “acta mata voto”... a la medida de la única gran maquinaria política nacional organizada que hoy es ¡el MVR!- cómo porque no ¡ven futuro! ni diferencia real entre unos y otros. Entre otras cosas porque aquí se discutió cualquier cosa, menos los programas legislativos de los candidatos ¿a legisladores? que de un lado se limitaron a presentar una foto “con el comandante” y del otro a dejarse chantajear cobardemente, por quienes quieren gobernar sin tomarse el trabajo de ganar elecciones... Con excepciones, de diverso tipo y grado, suficientes para justificar el voto opositor al socialismo, en algún caso, por una lista, en otro por circuito, y en casi ninguno por los dos.



La verdad es que las encuestas de verdad nos muestran que los partidos del punto fijismo, y sus desprendimientos recientes, obtendrían en esta elección la menor votación de su historia, pasando de grandes partidos a organizaciones políticas marginales. Pueden negarse a medirse, encubriendo su perdida de votos reales, en las presuntas o reales maniobras virtuales del CNE. Pero no están en condiciones de siquiera mantener su actual bancada, sin importar que les concedieran todo lo que pidan en el CNE. Su estrategia de supervivencia a la desesperada pudiera ser entonces ¡pedir lo imposible!. Así que por desgracia para una oposición que necesita desesperadamente una representación política de verdad... lo único que intentarán ocultar su debilidad por medios de patadas de ahogado, recuperando acaso los escasos votos adoctrinados es el fanatismo irracional por otros... pero en una competencia desesperada de quien grita más contra el CNE... quizás logren finalmente que el presidente del CNE no sea Jorge Rodríguez... Con ello lo único que lograrían sería que mañana pudiera ser Richard Peñalver o un personaje por el estilo. Poco les importaría eso, si logran ocultar su dramática pérdida de apoyo. O recuperan algo de lo perdido.



En todo caso, lo que estamos viendo es la muerte del punto fijismo. Y lo que a muchos atemoriza y angustia es que no hay nada con que sustituirlo en lo inmediato en la oposición al socialismo del siglo XXI. Pese a la grandilocuencia artificial de los partidos de la revolución “la democracia no está en peligro, más que por ellos mismos” y pese a la ignorancia histórica de los recién llegados a la política venezolana, muy bien aprovechada por los experimentados punto fijistas, las elecciones no sufren hoy más presuntas marrullerías que antes, tampoco menos... Que las presuntas marrullerías sean otras que las que ellos entienden bien... es otro asunto. Que la muerte del punto fijismo sea violenta o pacifica. Y que logremos crear con la urgencia del caso una oposición política e ideológica para sustituirlo y derrotar realmente al socialismo del siglo XXI... ese es el verdadero problema. Lo otro es terminar dándolo la razón nuevamente al General Miranda, porque por el momento estamos más cerca del bochinche que del totalitarismo... pero el bochinche es el camino al totalitarismo. Bueno es no olvidarlo en momentos de artificial emocionen porque de lado y lado quieren que no pensamos con la cabeza.




Pero el día siguiente, sea cual sea, y pase lo que pase, para quien se considere socialista, es el día de “asumir lo que el socialismo fue, es y será en Venezuela” pues los que realmente se comprometieron en adelantar tal despropósito empobrecedor en nuestro país, son hoy quienes están hoy gobernando. Mientras que para quienes se consideren opositores al despropósito en nombre del que se nos ha gobernado por siete años, es el día de entender que esto no ha sido, ni será, más que la inevitable consecuencia del despropósito de los 40 años anteriores. Pero sobre todo, es el día de abandonar los mitos, la incoherencia, el aventurerismo y la inconsistencia, para comprometerse seriamente en la construcción de un movimiento político liberal nacional unificado en torno al programa de transición del socialismo al capitalismo popular, que únicamente puede empezar con la transferencia directa de los activos del Estado hacia la población. Lo que es nuestra única salida.



La construcción de una mayoría ideológicamente contraria al socialismo en Venezuela es posible, y es la única forma de derrotar realmente al socialismo misionero... Lo que no es posible es derrotarlo realmente por medio de atajos, mitos, incoherencias y desconexiones individuales o colectivas de la realidad, que es una sola. Un futuro de libertad y prosperidad requiere de mucho trabajo y de ningún atajo. El socialismo tiene el poder del Estado, los dólares del petróleo, la torpeza de una oposición aventurera, torpe, infiltrada y no menos socialista que el mismo gobierno. La posibilidad de construir una verdadera alternativa ideológica pasa por enfrentar gobierno, quintacolumnistas y tontos útiles, y a partir de las fuerzas del disperso liberalismo venezolano, construir sin prisa y sin pausa, un masivo movimiento político liberal moderno y revolucionario.


Lea más

miércoles, noviembre 30, 2005

Crimen sin castigo: Inhumana complicidad genocida



La conquista del poder cultural es previa a la del poder político
y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados orgánicos infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios.
Antonio Gramsci


Con una risa cómplice y displicente reaccionará siempre el “progresista” promedio ante la evidencia del espantoso genocidio socialista. Risa que nos habla de la eficiencia de quienes le “entrenaron” para hacer de la inhumanidad su segunda naturaleza. Lograron grabarle desde la admiración ilimitada por los peores criminales. Hasta la inconfesable negación automática y absoluta de la humanidad de sus victimas.

Moralmente es peor criminal el que automáticamente muestra esa displicente risa falsamente incrédula, que el que materialmente ordenó o cometió los crímenes. Cada criminal que exterminó a millones. Pese al enorme sufrimiento previo que planeo y ejecutó. Terminó con la vida de cada victima una sola vez. Y los serviles ejecutores no fueron peores criminales que cada líder supremo.


Pero los lejanos y tranquilos admiradores, justificadores y apologistas del genocidio matan a cada victima mil veces. Son los más despréciales e inhumanos criminales. Lo único más bajo en la animalidad intencional del ser humano... Son los entrenadores “intelectuales” de tales bestias.

Reptiles al fin. Los repugnantes “entrenadores intelectuales” de las bestias promedio son rápidos, ponzoñosos y predecibles. La reacción histérica de la izquierda “intelectual” ante libros como “El libro negro del comunismo” coordinado por Stéphane Courtois. Es idéntica de la que en su momento tuvo la desgarradora denuncia de Alexander Solzhenitsyn en “El Archipiélago Gulag”. Igual ante el extraordinario libro “Mao: la historia desconocida” de Jung Chang y Jon Halliday. Y sería risible ver siempre idénticas respuestas. De no ser inhumanamente trágico el barbaro objetivo de las mismas. Lo escaso de tal literatura es un signo claro de la eficiencia de tal barbarie.

Una descripción aterradora de la continuada, consciente e inhumana complicidad de los “intelectuales” de la izquierda occidental con los genocidios socialistas es el tema del libro “Koba el Temible: La risa y los veinte millones” del escritor inglés Martin Amis. Explica Amis detalladamente como se ha usado para ocultar, justificar, minimizar y distraer la atención del genocidio socialista. Hasta donde sea posible. El gigantesco aparato de propaganda socialista en que se ha transformado la mayor parte de la “industria cultural” de occidente. Del entretenimiento a la académia, pasando por las “noticias”.

La idea de justificar, minimizar, negar u ocultar los crímenes surgió al tiempo que lo que pudiéramos llamar “la izquierda intectual” contemporanea. Para la segunda mitad del siglo XIX tal negación la definió. Y así ha seguido hasta la fecha. Como idea fue expresada inicialmente por la escritora francesa que se hacia llamar George Sand. Y lo que inicialmente se pretendió justificar. A como diera lugar. Fueron los crímenes de la entonces trágicamente reciente revolución francesa.

Desde Sand la cosa se ha perfeccionado: Los crímenes de “la revolución” son tratados con una combinación de las siguientes técnicas:

Ocultar. Los izquierditas afirman que es mentira lo que saben sin duda alguna que es verdad.

Justificar. Afirman los izquierdistas que las “buenas intenciones” de los revolucionarios son más que suficiente disculpa para sus genocidios. Culpar a las victimas es la otra mitad de su negocio.

Minimizar. Los izquierdistas afirman que los crímenes de sus ídolos fueron mucho menos (menos planeados, menos crueles, pero muy especialmente menos masivos) de lo que saben, sin lugar a dudas, que fue en realidad. Y paralelamente afirman que “si existieron” fueron “desviaciones” de la revolución.

Distraer. Se concentran los izquierdistas crímenes tan terribles, como los de sus idolos, pero de alguna fuerza que califican de contraria. Si es necesario negando que fuera simplemente otra versión más de su misma ideología. Le dan la máxima propaganda posible. Y agotados los genocidas “enemigos”. Equiparan insidiosamente todo lo –real o inventado por ellos mismos- minoritario en otros “enemigos” con lo que fue, es y será, “masivo” en sus ídolos.

Las imágenes del genocidio nazi aparecen hasta en los libros de escuela. Cosa buena. Pero las imágenes de los genocidios socialistas soviético y chino... Son prácticamente clandestinas. Apenas tienen mínima difusión las del genocidio camboyano. Cosa mala y no es casual. La izquierda “concederá” fácilmente lo de las “desviaciones” para ocultar la verdad sobre la naturaleza y el número de las victimas. Los genéricos “contrarrevolucionarios” y los propios “revolucionarios” victimas de la “desviación totalitaria” le son útiles. Que alguien escriba sobre como Stalin asesinó algunos bolcheviques no perturba el sueño de los “intelectuales orgánicos infiltrados”.

Lo que pone histérico hasta el paroxismo a todo “intelectual orgánico infiltrado” es que se demuestre. Ante el público. Que los crímenes socialistas y revolucionarios fueron masivos. Que fueron cientos de millones las victimas inocentes. Lo que realmente les angustia es que llegue a ser del conocimiento general, que la casi totalidad de las victimas, poco tenían de revolucionarios o de contra-revolucionarios. Que fueron personas comunes y corrientes, sin crimen alguno, más que los que se les inventaron. Y que su martirio y asesinato fue planeado y ejecutado para imponer un terror absoluto que inmovilizara a los sobrevivientes. Les aterra que todas las revoluciones socialistas terminaran con exactamente las mismas “desviaciones” y en creciente genocida magnitud. Porque lo que desesperadamente ocultan, al costo y por los medios que sea, es que el genocidio de cientos de millones de inocentes, no es una “desviación”. Que el terror es “la naturaleza misma” de la revolución socialista.

Incapacez de practicar por ellos mismos lo que se necesita para “hacer la revolución”. El ñangaraje genérico se conforma con ser cómplice y apologista de sus ídolos criminales. Pueden incluso llegar al poder los izquierdistas “orgánicos infiltrados”. Pero en lugar de genocidio y terror, suelen darnos empobrecimiento y demagógia. Preparan paciente y tranquilamente el terreno con un socialismo a medias. Para que en algún momento sean otros los que den el paso al socialismo completo. Al del real y masivo terror paralizante. Y también sirven de “retaguardia segura” para recomponer el tinglado... Tras las derrotas del socialismo real.

El marxismo leninismo cayó en la mayor parte de los países que llegó gobernar. Pero ya había logrado controlar la casi totalidad de la “industria cultural” de occidente. Los berlineses derribaran un muro de acero y concreto. Nadie derribó el muro de mentiras y complicidades que erigieron pacientemente los “intelectuales orgánicos infiltrados” desde la segunda década del siglo pasado. La supervivencia cultural de la mitología socialista fue la gran victoria de Antonio Gramsci.

El conjunto de individuos que se autodenominan “izquierda”. Los que en su momento Lenin calificó de “enfermedad infantil del comunismo”. Han resultado ser efectivamente una “enfermedad infantil”. Pero no del comunismo... Son la enfermedad infantil de la civilización occidental.

Occidente, como civilización, está aún en su infancia. Apenas dejo los pañales tras las revoluciones Inglesa, Norteamericana y Francesa. Aún no llega siquiera a la adolescencia. Y los ñangaras del mundo. Que surgieron precisamente tras la revolución Francesa. Son en efecto enfermedades infantiles. Pero pueden debilitar la civilización occidental abriendo camino a la enfermedad mortal del totalitarismo. ¿Me explico?


Lea más

martes, noviembre 29, 2005

¿"Neutral" SUMATE? o el día en que Robert Alonso se fumó el colchón...




Observo que por la internet se mueve un personaje de nombre Robert Alonso, quien aparte de ser hermano de la actriz María Conchita también se distingue por ser propietario de la finca donde el año pasado capturaron unos supuestos paramilitares colombianos y era uno de los que afirmaba que el gobierno caía después de una semana de guarimbas.



Resulta ser que este Roberto al que le comieron la última “o” de su castizo nombre en su nativa Cuba, se queja desde Miami por la supuesta neutralidad que según dice estaría carcomiendo a SUMATE.

El caso no valdría un comentario de no ser porque la internet que tantos beneficios le ha traído a la humanidad también atolondra a muchos venezolanos que asumen el primer correo que les llega a su bandeja como si se tratara de un nuevo Evangelio electrónico lleno de verdades eternas lo cual casi nunca es cierto.


Como ustedes saben he sido crítico de SUMATE cuando he creído que debía serlo pero la verdad es que las observaciones del señor Alonso aparte de disparatadas me han dejado pensando muchas cosas.



La primera reflexión es que a mi modesto juicio este señor Robert Alonso, dueño de florida pluma, está embolatado de tanto navegar por internet y ve gigantes donde solo hay molinos de viento aunque no tenga nada de Quijote.



A lo mejor en la peladera del exiliado el pobre tuvo que fumarse el colchón para sobrevivir pero de todas maneras debo señalar que Robert Alonso está equivocado.


¿SUMATE neutral?


¡Desde cuando y a cuenta de qué se puede considerar como "neutral" a SUMATE que evidentemente es una organización opositora y hasta recibe dólares del gobierno de George Bush!

Es sabido que el mayor problema de la asociación civil que dirige María Corina Machado es precisamente que SUMATE quiere pasar por una organización neutral sin serlo y que por eso las grandes ONG´s internacionales que si son "neutrales" como la Cruz Roja Internacional no toman en serio a SUMATE.

En Venezuela la polarización entre patotas que pretenden controlar al Estado como se sabe es avivada desde los medios radioeléctricos y eso imposibilita que una organización cuyos voceros a menudo son invitados a los programas políticos pueda ser “neutral” como equivocadamente piensa que es SUMATE el señor Robert Alonso.

SUMATE no es "neutral" porque a veces y aún careciendo de ideología clara o programa político, SUMATE parece un meta partido, como hay muchos en el país, y Venezuela si necesita verdaderas instituciones de la sociedad civil que por definición deben ser neutrales en cuanto a la pugna política para que la gente sin ningún distingo pueda confiar en ellas.

No es este el caso de SUMATE por más que se desgañite alertando lo contrario desde Miami el señor Robert Alonso que está tan alejado de la realidad como pueden estar quienes creen que la tierra es plana.

Para neutrales las Hermanitas de los Pobres.




Lea más

domingo, noviembre 27, 2005

Socialismo misionero ... La cuarta república a la quinta potencia


Totalitarismo es la nueva palabra que hemos adoptado para describir las inesperadas pero inseparables manifestaciones de lo que en teoría llamamos socialismo.

Friedrich A. Hayek


Venezuela se vive hoy el establecimiento de un sistema de gobierno que es combinación de la radicalización del socialismo adeco originario, con la tradición caudillista del siglo antepasado. Los adecos originalmente fueron marxistas partidarios de la herejía aprista. Se “moderaron” por la fuerza de lo que llaman ellos “condiciones objetivas” y procedieron a cambiar lentamente tales condiciones (con ayuda de sus co-gobernantes socialistas cristianos) hasta eliminar todo resquicio de una incipiente institucionalidad republicana, transformando todo derecho individual en graciosa concesión del mandamás, esclavizando el mercado libre bajo la arbitraria y empobrecedora regulación de una incapaz y corrupta burocracia parasitaria, y sometiendo el gobierno multipropósito al libre mercado de la autoridad prostituída por un colectivismo tan irracional como hipócrita.


FABRICANTES DE MISERIA



El “moderado” socialismo lo que moderó fue la producción de bienes y servicios logrando un crecimiento cada vez más lento del PIB por habitante hasta mediados de los setenta, cuando en medio de los altos precios petroleros y la estatización de esa industria, el PIB por habitante dejó de crecer e inició una caída sostenida que no se ha revertido realmente hasta la fecha. Nuestra población crece más rápidamente que la producción de bienes y servicios, con lo que obviamente se empobrece la mayoría. Pero algunos se enriquecen con ello.

Por cerca de medio siglo, de socialismo tuvimos siempre lo suficiente como para que la riqueza dependa únicamente de la cercanía y sumisión al poder gobernante. Privilegios mayores como monopolios, licencias de importación, divisas preferenciales y créditos blandos, bajo el manto de la “sustitución de importaciones” (la “economía endógena” de “producción social” de entonces). Y privilegios menores en el creciente número de empleos y contratitos menores de un Estado en constante, inútil y parasitario crecimiento. Economía de mentira en que en lugar de transarse bienes y servicios se negocia la arbitrariedad y los votos comprados o robados.

Pero como el socialismo reparte pero no produce, los marginados que se quedan por fuera crecen más rápidamente que la decreciente riqueza a repartir... Y hoy son la base de sustentación electoral de un “nuevo” socialismo misionero que transfirió el privilegio menor de una clase media estatista minoritaria y costosa, a mayorías marginadas cuyos votos son más baratos por unidad. Los caídos de la gracia del presupuesto público, pretenden oponerse histéricamente a la radicalización del socialismo que construyeron y usufructuaron, por la “fuerza” de su ignorante arrogancia, desorden, dispersión, irracionalidad, e inmediatismo aderezados de mitología mágico-religiosa de la “nueva era”.

Ante eso, es necesario romper radicalmente con el entramado de viejos privilegios decadentes y nuevos privilegios nacientes. Porque el socialismo venezolano -que se inicia como doctrina política dominante con el golpe criminal del 18 de octubre de 1945- con sus altibajos logró profundizarse cada década más que la anterior. Y como el socialismo únicamente es capaz de producir pobreza, en la medida que tengamos más socialismo, tendremos más pobreza... y en la medida que el poder y la riqueza se concentren en un gobierno dominado por cada vez menos personas... más groseras serán las desigualdades.

CAMINO DE LIBERTAD



La solución es desandar el camino del empobrecimiento y la destrucción institucional para construir una república liberal en que la riqueza sea resultado del exitoso servicio a los consumidores por la inventiva, inteligencia y trabajo honesto. Y el gobierno se limite a sus hoy abandonadas funciones naturales de defensa de vidas y propiedades. La transición pacifica y ordenada del socialismo empobrecedor radicalizado al capitalismo popular venezolano dependerá de transferir la inmensa riqueza mercantil usurpada en décadas de socialismo creciente, del Estado a la población, a todos y cada uno. Pero para eso hay que construir primero un verdadero movimiento político organizado y disciplinado, que traduzca la doctrina liberal en los términos de nuestra idiosincrasia nacional hasta donde ello es posible, conveniente y necesario.

No hay atajos capaces de lograr mañana lo que solo la claridad doctrinaria, el trabajo político sistemático, la disciplina, la dedicación y el sacrificio de años pueden lograr. Que otro socialismo derrote al actual, como el actual derrotó al del pasado, puede tardar lo de la última vez: 40 años (décadas más, décadas menos) y sin duda produciría un sistema de gobierno aún peor. Eso no es salida. La salida pasa por la derrota conceptual, cultural y política del socialismo en los corazones, mucho más que en las mentes, de la mayoría de los venezolanos. Esto es sustituir la envidia oculta bajo el manto de la igualdad, por el valor de la libertad que se traduce en prosperidad para todos, en la medida de sus reales capacidades y preferencias. Pero son muchos los que temen más la competencia abierta que la esclavitud misma, con lo que son esclavos de su ignorancia y temor.

LA VERDAD Y SUS ENEMIGOS



Hay seres humanos que abrazan la verdad cuando la encuentran y desechan felizmente todo error previo que hubieran oscurecido su entendimiento. No dejan con tristeza el error... reciben con alegría el conocimiento. Pero son minoría. Otros, de hecho la mayoría, rechazan con desesperación la verdad si la encuentran, abrazan con desesperación sus errores y llegan acaso a transigir en algo con la verdad... únicamente cuando logran “encajarla” artificiosamente en sus mentiras y temores. El odio por la verdad es tal entre los “intelectuales” de ese tipo, que niegan su existencia negando la realidad misma. Así de fuerte es el apego de algunos seres humanos al error. Y así como la causa de los mayores males que ha padecido la humanidad es la mentira entronizada, que llamamos ignorancia, las causas de que la mentira se entronice democráticamente son la envidia y el temor.
Pero aún las personas más reacias a la verdad, pueden eventualmente aceptarla completa. Con enorme dificultad y muy lentamente pues cada nueva idea cierta que “encajan” en su “sistema” desplaza un error. Eventualmente es posible que se desplace la inmensa mayoría de los errores y la verdad ilumine dolorosamente tales mentes. Aunque es lento, difícil y arriesgado el camino, la verdad se impondrá. Pero no por su “propio peso” –es muy ligera para eso- debe imponerse por el esfuerzo cultural y político organizado y disciplinado de quienes la abrazan y difunden. Y el problema no es lo largo del camino... es lograr que sean cada día más los que den el primer paso... muchos más que los que abandonan el camino. Lograr eso finalmente, es el verdadero principio. Y es solo el principio.


Lea más

viernes, noviembre 25, 2005

Socialismo: Sueño de abundancia y despertar de miseria


Si alguien promueve una ideología que muestra total desprecio por el individuo y ha causado miseria y la muerte de cientos de millones de personas de la mano de sus gobiernos, ¿qué pensaría usted de esa persona?


Richard W. Rahn


Lo más terrible que le está ocurriendo a Venezuela hoy en día, es que a semanas de una elección parlamentaria en que las fuerzas del gobierno socialista fundan su campaña en el proyecto de radicalización de la fracasada socialdemocracia adeca, que denominan socialismo del siglo XXI. La desinformación masificada de nuestra actualidad política va de los escándalos de día a día, al abstencionismo, y la propuesta risible de un socialismo opositor que sería “diferente” del de Chávez en detalles menores... Cosas todas que tienen la misma o menos importancia que la trama de una telenovela para la inmensa mayoría de una población empobrecida, que cada día es más dependientes de la limosna estatal institucionalizada del socialismo misionero.


ENFRENTANDO LA TRAGEDIA



Con excepción de los notables esfuerzos de liberales como Néstor Suárez y Alberto Mansueti en la organización liberal RUMBO PROPIO del Zulia... el extraordinario trabajo de varios años de Pedro Elías Hernández y la gente de PETRÓLEO PARA EL PUEBLO en Aragua... y los años de esfuerzos crecientes del Movimiento Liberal Libertario RESISTENCIA CIVIL en gran parte del país (Y alguno que otro pequeño grupo de tendencia liberal, que pese a sus buenas intenciones, hoy montando tienda aparte es más lo que fracciona y disgrega que lo que aporta) los políticos venezolanos no se atreven a presentar una clara y definida alternativa real al socialismo, de gobierno y oposición. Y eso, pese a que saben muy bien que un liberalismo devolucionario masificado es indudablemente capaz de polarizar la política venezolana... pero en los temas que realmente le interesan a la población, como son los que define la seguridad en la calle y la comida en la mesa, acorralando al socialismo con verdaderas soluciones populares realmente contrarias al inevitable fracaso socialista.

Y ya en el terreno de la picaresca política criolla, también vemos hoy como la detección inteligente del sentido de la oportunidad, tristemente combinada con la falta competa de ética personal y política, se traduce en la alianza de algunos capitales producto de concesiones, privilegios y negociados corruptos con los gobiernos socialistas del pasado guanábanero y chiripérico, con las deserciones no menos oportunistas del chavismo temprano, juntas y revueltas en una especie de caricatura ideológica cubista, que es solo se puede llamar en Venezuela “centropendejera” inconsecuente.

Víctimas de sí mismos



De la gran y las pequeñas tragedias es responsable y victima a un tiempo un gran empresariado criollo y una clase media formados al amparo de la corrupción, el privilegio, el proteccionismo, el subsidio de los negocios y empleos “por, con y para” el Estado socialista deslavado y corrupto de la guanábana “adecopeyana y asoc.”. Perdidos hoy entre el aventurerismo y la apatía, producto de la angustia, la rabia y la impotencia de su propia ineptitud, ven hoy como sus prebendas y privilegios se les escurren entre los dedos, para terminaren un Estado socialista aún más grande y poderoso, y una nueva oligarquía tan groseramente corrupta e hipócrita como fueron ellos y sus asociados del pasado. Excepciones hay... pero cuando son pequeñas, en número o en capital... y en gran parte en ambos.

Pero la mayor tragedia es que en medio de su vicioso clasismo y racismo, más que risibles viéndoles en origen y color de piel, sus infantiles mitologías del “gerencialismo” y la anti-política, su prepotente ignorancia, viveza torpe, rabia impotente e irracionalidad creciente esos sectores no solo son el caldo de cultivo, como el soporte financiero y la carne de cañón de una oposición de eunucos ideológicos, estratégicamente balcanizada y políticamente inconsistente, a la medida de los intereses políticos del gobierno, y causa fundamental de su éxito.

La increíble estupidez



Concentrada en la increíble estolidez mental de repetir por siete años completos que, como hay que salir del gobierno “a corto plazo” y “como sea” por lo que “no hay tiempo” para organizar esa real alternativa política, conceptual, doctrinaria, programática y aún cultural y ética al socialismo, que desde Platón al siglo XXI ha sido la misma en diferentes versiones, y en este siglo XXI es la misma versión, desde el MVR bolivariano de Chávez, pasando por el etnocacerismo de los Humala, al PSOE del talante de Zapateril es el mismo... adaptándose como puede y avanzando hasta donde puede, de acuerdo con las circunstancias que en cada lugar ha de enfrentar.

Siete años en que la repetición de tal estupidez ha conducido a retrasar y debilitar el fortalecimiento de la única alternativa política capaz de “salir del gobierno” por los mismos medios que lo eligieron y colocaron el poder, dicho sea de paso, los únicos posibles para los que propugnan "otros" fuera de su alcance. Alternativa que ha sido más combatida por la oposición inconsistente, y los torpes intereses declinantes que la manejan, que el propio socialismo del Siglo XXI. Pero ¿cómo van a combatir efectivamente la doctrina criminal que en realidad comparten? Y como van a apoyar la libertad individual, la responsabilidad, la justicia retributiva, el gobierno limitado y la prosperidad material y moral alcanzables solo por un gobierno severamente limitado a sus funciones naturales mínimas, un capitalismo popular ampliamente masificado, cuyas implicaciones de prosperidad real del pueblo, independencia real de las las mayorías, libertad y muy especialmente competencia abierta, cuando temen semejantes excrecencias del socialismo cuarto republicano, mucho más a la libertad y la competencia, que a todo lo que les traiga el socialismo misionero del siglo XXI. ¿Cómo podrían enfrentar exitosamente la radicalización del socialismo fracasado, los artífices, cómplices y beneficiarios del fracaso que trajo esta radicalización? Como pueden enfrentar un socialismo rico, manirroto, popular y misionero, quienes comparten el fondo de su doctrina empobrecedora y destructora.



No pueden, y como no pueden enfrentarlo efectivamente, estorban la construcción de una fuerza política nacional unificada por el capitalismo popular que, poco a poco, se levanta pese a ellos, para enfrentar tanto al socialismo misionero del siglo XXI como al socialismo fracasado del siglo XX, en medio de sus siete años de fracasos... y los que aún faltan. Pero poco a poco, son más y más los que dejan de lado el aventurerismo irracional. Son más y más los que descartan las “pajas mentales” de los ideólogos del reparto de miseria, que no varía en la naturaleza, pero si en la importancia y fuerza, de un líder global del nuevo socialismo como Chávez Frías... a un emblemático resto marginal del fracaso de punto fijismo y el chiriperismo como Petkoff Malec. Y como cada día, y aún en medio de las confusiones y la desinformación, son más de esos inteligentes ciudadanos que identifican como “de la misma naturaleza” y por ende de iguales o peores resultados en el caso de gobernar, a unos y otros socialistas venezolanos... y que también son más los que hora comprenden que la salida no es de la oportunista indefinición ideológica de la minúscula centropendejera que no pasa de ser “otro disfraz de tercera”

Curando la enfermedad real



A lo largo de los ya casi 50 años en que ha desgobernado Venezuela, el socialismo se ha repetido siempre, proponiendo como solución de los fracasos resultantes de ponerlo en práctica, más y más radicalizado socialismo. Que es tanto como pretender curar el envenenamiento haciendo pasar dosis crecientes de veneno por medicina. Disfrazar ahora el veneno de medicina de nuevo es natural en el socialismo que gobierna. Pretender lo mismo desde la oposición es de un grado de desconexión con la realidad objetiva que únicamente puede ser calificado de locura.



La cura verdadera de esa enfermedad insidiosa está en un capitalismo popular que transfiera efectivamente los activos mercantiles que el socialismo ha concentrado en el Estado directamente y universalmente a la población, acabe de una vez y para siempre con los privilegios de las oligarquías estatistas de ayer y hoy, y limite efectivamente al Estado en poderes, atribuciones y presupuestos. Y eso se llama liberalismo. Liberal tendrá que ser el movimiento político nacional unificado que finalmente derrote al socialismo en Venezuela, para construir una sociedad de prosperidad y paz... o nos seguiremos hundiendo en la miseria y la violencia que resultan de cambiar unos malandros por otros en manejo del poder teóricamente ilimitado y prácticamente inútil de cualquier versión del Estado multipropósito que se construyó al amparo de una ideología que simplemente se contradice con la naturalaza humana, como es el socialismo, en cualquiera de sus variantes.

Los verdaderos parásitos explotadores



El socialismo, es la expresión filosófica y política de los intereses de las clases parasitarias. Nació, medio milenio antes de Cristo, como un intento de los “intelectuales” para crear un Estado aún más poderoso y explotador que el mercantilista, regido permanentemente por ellos... y más nadie. Para lograrlo recurren al engaño y la envidia, usando la ignorancia de las masas como instrumento ciego de su propia destrucción.



El liberalismo, es lo contrario del socialismo. Es expresión filosófica y política del interés de todos y cada uno por una sociedad libre y un gobierno limitado Y por ello es la expresión política de la civilización que requiere la masificación plena del sistema económico capitalista, sustentándose en los deseos de superación y el sentido de justicia de los individuos... contra la envidia y el parasitismo.



El primer socialista conocido fue Platón, quien medio milenio antes de Cristo intentaba establecer el gobierno de los filósofos: Propuso la propiedad colectiva de los bienes y las mujeres... A las mujeres generalmente no les gustaba Platón... y a Platón generalmente no le gustaban las mujeres

Con el tiempo, los socialistas desde siglo XIX, se limitaron a propugnar el concentrar el control (directo o indirecto) de los medios de producción por el Estado y sin incluir en la propiedad colectiva a las mujeres... Sin cuyo apoyo no podían alcanzar el poder y colectivizar en lo posible el resto.

A diferencia del siglo XX, en que prometía producir más que el capitalismo, el socialismo del siglo XXI afirma que los incrementos de producción del capitalismo son insostenibles, y promete producir menos, cosa que si puede lograr... Y una escala inamiginable: Es un nuevo Malthusianismo. Teoría falsa que, contra toda evidencia, afirma que la población crecerá más rápidamente que los recursos y predice hambrunas que nunca llegan a ocurrir.

La mentira y sus consecuencias



Y las campañas de mentira seudo científica salen de las fabricas de propaganda falsa en que, en gran parte, se han transformado las “grandes” universidades gringas y europeas. Por ejemplo, Paul Ehrlich (Universidad de Stanford) afirmó desde 1968 que “sería imposible que la India alimentara a 200 millones adicionales de personas para 1971”... En la edición de 1980 de su libro, la bomba poblacional, omitió todo comentario sobre el asunto pues los hindúes estaban exportado excedentes de granos a la URSS. Es muy importante porque ese tipo de mentira seudo científica en constante mutación es el sustento fundamental del anti-productivismo primitivista que diferencia al socialismo del siglo XXI.

Aunque se ha mostrado inviable siempre, el socialismo es un sistema de organización perfectamente natural, solo que es contrario de la naturaleza humana y corresponde perfectamente con la naturaleza de la hormiga. Por eso los socialistas acertadamente afirman que deben construir un “hombre nuevo”. Lo que no dicen es que ese hombre nuevo socialista debería tener cerebro de hormiga. No lo han creado... pero el costo de intentarlo, solo en el siglo XX, fueron los mayores genocidios de la historia humana, en el orden de los 100 millones de seres humanos asesinados como parte de la "Política de Estado" de sus gobernantes.


Lea más

This page is powered by Blogger. Isn't y
ours?